EFE

Ira contra la libertad a La Manada: «Ellos no pueden entrar en Madrid, pero la víctima no puede ir a Sevilla»

La Comisión del 8-M critica que se prive de libertad a la víctima de La Manada y que haya que «ir fichando» a cada hombre

MadridActualizado:

La Comisión del 8-M, convocante de la huelga feminista del pasado 8 de marzo, ha avisado este viernes de que la puesta en libertad de los cinco miembros de La Manadacondenados por abuso sexual manda un mensaje "muy peligroso" y priva de libertad a la víctima, al tiempo que lleva al resto de las mujeres "a ir fichando" a cada hombre para comprobar que no son ninguno de ellos.

"Se ha priorizado el derecho a la libertad de los condenados al derecho de libertad de la víctima", ha apuntado la vocera de la Comisión 8-M Suky Reglero en declaraciones a Europa Press, después de analizar el auto de la Audiencia Provincial de Navarra en el que decreta, con un voto particular discrepante, que los cinco integrantes de La Manada puedan abandonar la prisión si pagan una fianza de 6.000 euros.

Los magistrados no aprecian riesgo de fuga de los condenados, no aprecian tampoco riesgo de reiteración delictiva. Además, señalan que, al tener su residencia a más de 500 kilómetros de la Comunidad de Madrid -lugar en que reside la víctima- se pueden adoptar medidas "menos gravosas que la prolongación de la situación de prisión provisional".

"Entonces, nosotras, las mujeres, debemos estar fichando a cada hombre que nos encontremos por la calle para ver si es de La Manada o no, y tenemos que hacernos protección propia. Llamar a la ciudadanía a que se autoproteja es muy peligroso", recalca Suky, que critica que los jueces apelen al perfil público de los condenados para argumentar la puesta en libertad condicional. "Esto no es suficiente, es populismo punitivo. No hace justicia la justicia y la hacemos la ciudadanía", remarca.

La víctima «se queda en casa»

La vocera del 8-M también critica que el tribunal vea "tranquilizador" para la víctima que los jóvenes vivan en Sevilla, que se les prohíban entrar en la Comunidad de Madrid, además de retirarle el pasaporte. "Lo que se olvida es que la víctima no puede viajar a Sevilla, es decir, dicen que está tranquila si se queda en su casita", asevera Suky, que lamenta que sea la "inocente la que se tiene que quedar en casa" y la que carece de su derecho a la libertad de viajar a Andalucía.

También ha recordado que cuatro de ellos tienen pendiente un juicio por presuntos abusos sexuales a una chica de Pozoblanco (Córdoba), por lo que rechaza que el tribunal niegue la posibilidad de que haya reiteración delictiva.

Preguntada sobre la magistrada de la Sección Segunda de la Audiencia de Navarra que dictó la condena a nueve años de cárcel a La Manada y que ahora ha respaldado la libertad provisional bajo fianza para los cinco condenados a la espera de sentencia firme, Suky afirma que no es responsable y cree que el problema "es el sistema judicial patriarcal". Asimismo, recalca que los jueces de la Audiencia de Navarra "están equivocados desde el principio", ya que vieron abuso sexual en vez de agresión.

Clarificar los delitos y proteger a las víctimas

Para la feminista, las leyes se hacen desde una "perspectiva de género neutro pero con referencia al hombre". En su opinión, eso "desprotege" a las mujeres. "Queremos dejar muy claro que no deseamos el aumento de la penas, pero exigimos que las mujeres nos sintamos seguras", subraya.

Según defiende, es necesario que se "clarifique" en el Código Penal los conceptos de los delitos sexuales para que no haya una "interpretación subjetiva". En este sentido, considera que "si esta interpretación de abuso y agresión se hubiese hecho bien" en el caso de La Manada "ni los violadores estarían en calle ni las feministas tendrían que salir a la calle".

Varias organizaciones y colectivos feministas han convocado este viernes movilizaciones para protestar por la puesta en libertad provisional de los cinco condenados. A la convocatoria se ha unido la Comisión 8-M, que de momento no tiene prevista ningún acto más.