ABC

¿Cómo se acoge a un menor?

La finalidad de la acogida es que los niños en situación de desamparo vivan en un entorno seguro

Actualizado:

Son muchas las familias que deciden acoger a un niño o adolescente para brindarles la oportunidad de crecer en un ambiente familiar pero, se debe tener en cuenta que acoger a un menor no es lo mismo que adoptarlo. La acogida es un proceso más rápido desde que se solicita y no va acompañado de un reguero de requisitos tan difíciles como los que se piden en una adopción.

¿Cómo se acoge a un niño?

Hay que dirigirse a una de las asociaciones de acogida, como Familias para la Acogida o Adacam, agrupadas en Aseaf (Asociación Estatal de Acogimiento Familiar), o al servicio específico de cada autonomía.

¿Por qué se da un hijo en acogida?

Hay múltiples razones. Los padres biológicos pueden ser delicuentes, drogadictos, estar involucrados en procesos de violencia de género y con trastornos psicológicos. También se dan casos de inmigrantes que no pueden sacar adelante a sus hijos o no quieren abortar, pero no pueden afrontar la crianza.

¿Cómo se mantiene el contacto con los padres biológicos del niño?

Hay reuniones mensuales en el punto de encuentro. En Madrid, hay uno, situado en la calle Marqués de Vadillo, donde el padre de acogida lleva al niño a encontrarse con su madre o padre biológico. Hay unos técnicos responsables del encuentro. Los acogimientos se han desjudicializado. «Para cada niño debería funcionar un plan de caso», pide Aseaf.

¿Cuántos niños están en centros de menores en España?

En España existen 14.104 niños tutelados en centros de menores que se ven privados de su derecho a crecer en familia, esperando una. Hay 40.000 menores tutelados por la Administración en España. Desde 2015 se ha logrado, a través de la Ley 26/2015 de modificación del sistema de protección a la infancia y a la adolescencia un objetivo de cero acogimientos para menores vulnerables, los de 0 a 3 años.

¿En qué se diferencia la adopción del acogimiento?

La finalidad tanto de la adopción como de la acogida es que los niños en situación de desamparo vivan en un entorno seguro: la adopción tiene carácter definitivo; la acogida es temporal y es una medida de protección «viva», con seguimiento periódico.