Vídeo: ATLAS

El auto de libertad de «La Manada» alega que es «impensable» que vuelvan a delinquir

La Audiencia de Navarra entrega a las partes el auto en el que también justifica que los condenados viven a más de 500 kilómetros de la víctima

Madrid / PamplonaActualizado:

La Audiencia de Navarra ha entregado este viernes a las partes el auto de libertad provisional para los cinco miembros de «La Manada», condenados a nueve años de cárcel cada uno por abuso sexual a una joven en los sanfermines 2016.

La decisión, conocida este jueves y que ha causado movilizaciones en toda España, se basa en que ninguno de los cinco sevillanos cuenta con antecedentes penales por delitos de naturaleza análoga o similar a aquel por el que han sido condenados. Precisa que el riesgo de fuga vinculado en su día a las altas penas solicitadas a los integrantes de La Manada «ha perdido notablemente fuerza» con las condenas de 9 años de cárcel dictadas a cada uno de ellos por abuso sexual con prevalimiento. Además, tiene en cuenta que los jóvenes «tienen residencia a más de 500 kilómetros del lugar en que reside la víctima» y que se puede tranquilizar a la víctima con otras medidas que sean «menos gravosas que la prolongación de la situación provisional».

En cuanto a la posibilidad de volver a delinquir, el tribunal considera que, «la repercusión que ha tenido este caso y la presión que ha desatado» y el «rechazo social de tal magnitud respecto de los cinco acusados», permite cuestionar el hipotético riesgo de reiteración delictiva. Aseguran que tendrán «extraordinarias dificultades» para desarrollar una vida social normalizada en libertad una vez regresen a su entorno familiar y social. «Todo ello, junto con la pérdida de su anonimato a que anteriormente hemos hecho referencia, hace poco menos que impensable el referido riesgo de reiteración delictiva», señalan los magistrados.

También tienen en cuenta el arraigo familiar de los condenados. Los jueces alegan que no existe riesgo de fuga por el arraigo familiar. Consideran que «aún estando latente, no cabe inferir una posibilidad real y concreta». Pero sobre todo, destaca la «insolvencia de todos los acusados» excepto de Alfonso Cabezuelo, quien tiene una «insolvencia parcial» ya que tiene la casa embargada.

Respecto a la reiteración delictiva, los magistrados consideran que el caso de Pozoblanco (Córdoba) por el que también están encausados cuatro de los cinco acusados todavía se encuentra en fase de instrucción y por lo tanto no se les puede imputar este caso como antecedente. Y recuerda que no tienen más antecedentes penales.

El voto particular sí ve riesgo para la víctima

Por su parte, el magistrado José Francisco Cobo ha emitido un voto particular contrario a la puesta en libertad con fianza para los cinco miembros de «La Manada» al considerar, entre otras cuestiones, que las medidas adoptadas pueden resultar «ineficaces» respecto a la protección de la víctima.

En su exposición, el presidente del Tribunal, el único de los tres miembros de la sala que ha votado en contra de esa medida, subraya la «indiscutible gravedad» del delito e incide en una cuestión que «no puede dejar de tomarse en consideración» como es la protección de la víctima -una joven madrileña de 18 años cuando ocurrieron los hechos- para añadir que las medidas adoptadas «pueden resultar ineficaces».

Cobo rebate los argumentos de las defensas relativos a la «estabilidad domiciliaria de los procesados, la disponibilidad de medios para poder desarrollar su vida y la integración en su contexto familiar y convivencial». Indica que los datos aportados en ese sentido no permiten «conjurar eficazmente el riesgo de que los procesados se sustraigan a la acción de la justicia y a las medidas a tal efectos propuestas en la decisión mayoritaria, se pueden revelar ineficaces».

Este jueves se hacía público que la sección segunda de la Audiencia Provincial de Navarra había decretado, con un voto particular, la puesta en libertad provisional de los integrantes de «La Manada» bajo fianza de 6.000 euros, la cantidad que pidió el abogado defensor, Agustín Martínez Becerra. Se les retira el pasaporte y no podrán entrar en la Comunidad de Madrid, ya que es el lugar de residencia de la víctima.

El presidente del Tribunal, José Francisco Cobo, no ha apoyado la salida a la calle de los cinco sevillanos: José Ángel Prenda, Ángel Boza, Antonio Manuel Guerrero, Jesús Escudero y Alfonso Jesús Cabezuelo.

El juez Ricardo González se ha mantenido partidario de su liberación, como ya manifestó en la sentencia del pasado 26 de abril, y Raquel Fernandino ha variado su posición, según las fuentes consultadas por este periódico, para que salgan a la calle espera de una sentencia firme.