EDUCACIÓN

La Universidad de Cádiz afronta sus elecciones en un momento decisivo

La comunidad universitaria está llamada a las urnas el próximo 9 de mayo, aunque todo apunta a que habrá una segunda vuelta el 21 de ese mes

Cádiz Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La provincia de Cádiz está de elecciones. Será esta primavera y estará muy reñido. No se trata de los comicios para elegir al presidente del Gobierno. Tampoco para discernir quién será el alcalde de localidades como Cádiz, Puerto Real, Jerez o Algeciras. Pero quienes salga elegido tendrá que tomar decisiones que afectarán a buena parte de la población, en especial, a los habitantes de estos municipios. La Universidad de Cádiz afronta desde finales de este mes su periodo electoral, del que debe surgir un nuevo rector con su nuevo equipo. Sobre la mesa, quien salga elegido tendrá temas tan fundamentales como el traslado del Rectorado de la Universidad, el anillo universitario de Cádiz y la consolidación del resto de campus de la provincia.

Ha sido esta semana cuando se ha dado a conocer el calendario definitivo de las elecciones, que se convocarán de manera oficial el 27 de marzo con la publicación del censo oficial, que se aprobará de manera oficial el 2 de abril. Las candidaturas podrán presentarse del 3 al 5 de abril. De momento, tres miembros de la comunidad universitaria han dado el paso: Paco Piniella, Casimiro Mantell y Miguel Ángel Pendón. El 9 de abril se proclamará de manera oficial a los distintos candidatos.

Problema con las fechas

Uno de los problemas con los que se encuentra la comunidad universitaria es con la coincidencia de fecha respecto a los comicios que vivirá el estado. Así, las elecciones generales serán el 28 de abril y las municipales, el 26 de mayo. La campaña electoral en la UCA comprenderá del 10 de abril al 7 de mayo. Es decir, tendrá en medio la celebración de la Semana Santa. La primera de las votaciones tendrá lugar el 9 de mayo, día en que se darán a conocer los resultados.

La segunda vuelta será el 21 de mayo y los resultados se conocerán entre ese día y el 22. En paralelo, la Feria de Jerez (en donde se ubica uno de los campus) será del 11 al 18 de mayo, lo que desmovilizará en parte la campaña electoral en esta zona.

«El calendario es diabólico. Se podría haber convocado antes y nos hubiéramos evitado que se solapara con las otras elecciones, la Semana Santa y la Feria de Jerez. El equipo nuevo que salga que de las urnas tendrá que preparar la programación docente del siguiente curso con muy poca antelación», se quejaba y analizaba el candidato Paco Piniella.

En la misma línea de disconformidad se muestra el candidato Miguel Ángel Pendón, que señala que tiene que «estudiar a fondo un calendario que a todos nos incomoda porque la comunidad universitaria va a recibir el mensaje fragmentado». En el caso de la candidatura de Pendón, la situación es más incómoda ante una eventual segunda vuelta porque su centro de referencia (y en donde puede arrastrar más votos) está en Jerez, que verá coincidir la Feria del Caballo con el calendario electoral.

A la hora de hacer la campaña, los candidatos tendrán en cuenta no sólo las fechas. También el peso de cada campus y, sobre todo, el desigual peso del voto de cada miembro de la comunidad universitaria, conformada por algo más de 22.000 personas. La fórmula de un hombre, un voto se cambia por el voto ponderado, en el que cada estamento tiene un peso específico que determina el ganador.

Así, el voto de los profesores doctores con vinculación permanente con la universidad tendrá un peso del 51% del total. El de los profesores no doctores con vinculación permanente a la universidad será del 5%, mientras que el del personal docente e investigador sin vinculación permanente a la universidad corresponderá al 8%. Por su parte, la elección de los alumnos tendrá un peso de un 28% en la jornada electoral, porcentaje que se reduce hasta el 8% cuando se considera al Personal de Administración y Servicios.

Hay que recordar que si un candidato no supera el 50% de los sufragios, la universidad establece un sistema de segunda vuelta (al estilo de muchas democracias) para establecer las dos candidaturas definitivas. De esta manera, los candidatos deben batir a sus rivales pero sin ganarse la animadversión de su electorado, del que podrían depender unos días después. Las últimas elecciones de la Universidad de Cádiz tuvieron lugar en marzo de 2015. En aquella ocasión, el único candidato fue Eduardo González Mazo.