Un usuario intenta reservar un vehículo con la aplicación de Uber.
Un usuario intenta reservar un vehículo con la aplicación de Uber. - Antonio Vázquez
Cádiz

La Policía Local de Cádiz se prepara para controlar a Uber

El Cuerpo municipal ha repasado la normativa vigente en torno a las VTC para recopilar información y distribuirla entre los agentes

CádizActualizado:

La llegada de Uber a Cádiz pilló por sorpresa a gran parte de los gaditanos. También en la Comisaría de la Policía Local, donde comenzaron a recibir llamadas por parte de los taxistas recriminando la circulación sin ocupantes de los coches de la flota de Uber por las calles de Cádiz.

En estos días, el Cuerpo municipal ha repasado la normativa vigente para recopilar información al respecto y distribuirla entre los agentes. La Policía Local debe levantar acta si cualquier ciudadano presenta una denuncia, ya que la competencia es autonómica y no local. Se recogen los hechos supuestamente constitutivos de la infracción y se elevan al órgano instructor, en este caso la Junta, según ha informado el propio Ayuntamiento.

Este medio ha tenido acceso a la orden de servicio enviada a los agentes y en ella se repasa la legislación vigente en esta materia, detallando las características de los servicios VTC. Entre estas, se destaca que el vehículo sólo puede estar en circulación si presta en esos momentos un servicio previamente contratado, que no pueden circular por las vías públicas en busca de clientes o de captar personas viajeras que no hayan contratado el servicio a través de la aplicación, ni permanecer estacionado a la espera de captar algún otro pasajero.

Las multas se llevarán a cabo en base a la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres, que ha sido actualizada en varias ocasiones hasta que el Estado decidió transferir las competencias a las comunidades autónomas.

Las sanciones las impone y decide la Junta de Andalucía, que ya preparara un borrador de propuestas de más de 500 folios para legislar en el que «el 80% de las medidas han sido bien acogidas». «Este Gobierno de la Junta se puso a solucionar el tema desde el minuto uno después de años de gobiernos en los que se que miraban para otro lado» aseguran desde la delegación provincial.

Los supuestos en los que Uber incurriría en una infracción serían, según fuentes municipales: Que esté circulando para captar pasajeros; que no lleve la pegatina exigida por la Junta de Andalucía o que estén estacionados sin un contrato previo de servicio. Según la normativa estatal, los VTC no pueden tener más de 10 años, deben contar con medidas específicas (tipo Sedan) y pueden tener 9 plazas máximo.

Una de las solicitudes que trasladaron las asociaciones de taxistas al Ayuntamiento durante la reunión con el alcalde y el concejal de Movilidad es que pidan a la Junta de Andalucía cursos para que los policías locales «aprendan a controlar la normativa VTC», añade Félix. La dificultad de lograr que los vehículos de Uber cumplan con la legalidad vigente ya se ha planteado en otras ciudades, donde el Cuerpo municipal establece controles a pie de calle y a través de las propias aplicaciones de Uber y Cabify.