Universidad de Cádiz

La gestión de un rector y regente de Cádiz

Eduardo González Mazo pone fin a ocho años de mandato al frente de la Universidad de Cádiz aportando su proyecto de ciudad para la capital

CádizActualizado:

Eduardo González Mazo no solo será recordado por su brillante gestión al frente de la Universidad de Cádiz sino también por su ambicioso proyecto de ciudad para la capital gaditana. Tras ocho años de rector, el catedrático ha agotado un mandato en el que no solo ha puesto en valor los cuatro campus de la UCA sino que también ha contribuído a mejorar el ordenamiento urbanístico de la capital gaditana, haciendo en ocasiones más de regente de Cádiz que el propio alcalde, al menos en lo que a infraestructuras se refiere.

Un rector, que de la mano de la institución académica y con la colaboración del Ayuntamiento de Cádiz, ha tejido una minuciosa regeneración del frente marítimo que va desde el Baluarte de los Mártires hasta el antiguo colegio Valcárcel. Alrededor de 1.000 metros de conocimiento, que aúnan el encanto de una ciudad y de una universidad con un nexo en común: el mar. En apenas ocho años, Cádiz ha dado a luz un cinturón universitario que va a concentrar en poco más de un kilómetro un total de cinco centros universitarios, un colegio mayor, distintos aularios y edificios para servicios universitarios, un centro de transferencia empresarial, el Rectorado y las instalaciones deportivas de nueva construcción.

Infraestructuras

Gracias a esta propuesta del rector, ahora hecha realidad, el infrautilizado Centro Cultural Reina Sofía se ha convertido en el Rectorado, liberando para la ciudad el edificio de la calle Ancha en el marco de un convenio que recoge la reforma del Teatro Pemán y la puesta en uso de los locales de Santa Bárbara con dependencias de la UCA. Y siguiendo por este frente atlántico, se han ido uniendo equipamientos con la apertura del Colegio Mayor Beato Diego que llevaba 16 años cerrado y la conversión del edificio del Olivillo en un Centro de Transferencia Empresarial, abriendo al público unas instalaciones tras 30 años de abandono.

Para culminar esta política de reordenación de espacios, González Mazo ha dejado firmado y adjudicado el proyecto básico y ejecución para la nueva Facultad de Ciencias de la Educación de la UCA a realizar en el edificio de Valcárcel y que supondrá el traslado a la capital del edificio que actualmente se ubica en el Campus de Puerto Real, una demanda histórica que el nuevo equipo que gobierne la UCA hará realidad si mantiene la constancia y empuje de González Mazo.

Sin duda, una labor donde el Campus de Cádiz ha acaparado un gran protagonismo y que necesitaría de unos años más de gestión del actual rector para asegurar el cambio y la transformación de una zona de Cádiz que se encontraba infrautilizada a pesar de su privilegiada ubicación. Por eso, son muchos los servidores públicos que ya lamentan la marcha del catedrático.

De hecho, han sido varios los partidos políticos que se han interesado en estos años por el máximo responsable de la UCA, a quien muchos ven como un gran alcalde para Cádiz, por sus buenas dotes para la gestión y por su proyecto de ciudad. Desde luego, en el entorno universitario, una gran mayoría lo consideran entre los mejores rectores que ha tenido la institución.

Al rector no le tembló el pulso para acabar con el uso de las tarjetas y controlar el gasto del dinero público

Así lo atestiguan los datos. El equipo liderado por González Mazo ha dejado una UCA con casi 22.000 estudiantes y una comunidad universitaria que supera las 25.000 personas. Una institución donde se ofertan hasta 29 Grados y donde ya se ha iniciado una apuesta decidida para conseguir también el Grado de Bellas Artes. Tampoco es casualidad la incursión de la UCA en algunos de los rankings más importantes a nivel mundial, como es el de Shangai. En estos momentos, la institución gaditana ocupa un posicionamiento privilegiado en áreas como la de Educación Física y Deportiva (151-200); Oceonografía (151-200); Matemáticas (301-400); Ingeniería Química (301-400) o Ciencia e Ingeniería Industrial (301-400). Un posicionamiento al que han contribuido la gran labor de los profesionales que la conforman y al trabajo desarrollado por los 200 grupos de investigación y 1.300 investigadores con los que cuenta en la actualidad la universidad gaditana.

Control del dinero público

Otra de las señas de identidad de la gestión del rector ha sido la política de saneamiento de las cuentas. A Eduardo González Mazo no le tembló el pulso a la hora de acabar con el uso de las tarjetas y con cualquier sospecha de despilfarro del dinero público. Ha actuado con especial cuidado a la hora de gestionar los recursos y no dudó en recortar los presupuestos cuando el país entró en crisis y las directrices del gobierno andaluz apuntaban a la contención del gasto público. Un ejemplo de ello es que la UCA pasó de 152,9 euros de presupuesto en 2010, un año antes de su llegada, a 127 millones en 2014. A partir de este momento, el rector fue incrementando los presupuestos de forma paulatina en los años sucesivos, pasando a 130,9 en 2015; 135,4 en 2016, hasta alcanzar los 165 millones de la actualidad.

En este aspecto, González Mazo también ha hecho una seria apuesta por la infraestructura científica, pasando de una financiación de 2,2 millones en 2011 a más de 12 millones hoy en día.

Gran parte de estos recursos han sido financiados gracias a la consecución de diferentes proyectos tanto a nivel estatal como europeo. Solo en este último apartado se ha pasado de poco más de dos millones de euros de financiación europea entre 2006 y 2011 a más de siete millones entre 2012 y 2017, durante su mandato.

Gracias al CEIMAR, la UCA lidera el conocimiento marino marítimo a nivel internacional

Por otra parte, la creación del CEIMAR se ha convertido en uno de los símbolos de su gestión y un estandarte para la Universidad de Cádiz. La puesta en marcha de este Campus del Mar fue un proyecto del rector, quien lideró su apuesta desde el primer momento y a quien se le debe su logro. La creación del Campus de Excelencia Marina ha supuesto para la UCA el acceso a unos recursos reservados hasta ahora para instituciones académicas más importantes, con mayor peso en el país y con una comunidad universitaria mucho mayor que la gaditana. Sin embargo, la apuesta decidida del rector le han permitido hacerse con este proyecto en 2011 a través de un programa lanzado por el gobierno de España para mejorar la calidad del sistema universitario mediante la agregación, especialización, diferenciación e internacionalización de sus mejores universidades dentro de la Estrategia Universidad 2015.

Por este motivo, en estos momentos, la UCA lidera el conocimiento marino marítimo y ha puesto en marcha todo un conjunto de actividades relacionadas con este ámbito que busca de forma prioritaria el crecimiento sostenible.

Según el propio rector, la UCA lidera la mayor agregación científica en el ámbito de lo marino marítimo con el Campus de Excelencia CEIMAR, el único que tiene la catalogación de Campus Internacional Global. El único campus de excelencia marino de España que cuenta con la máxima calificación que otorga un comité internacional, integrado por universidades y organismos públicos de investigación de tres países y dos continentes, administraciones, instituciones y empresas comprometidos con la generación de conocimiento, la innovación y su transferencia a la sociedad. En definitiva, ciencias, humanidades, ingenierías, puertos, logística, transporte, turismo y salud dentro de una visión multi e interdisciplinar del conocimiento marino marítimo. Además, la creación del CEIMAR le ha permitido crear numerosas relaciones empresariales que se han traducido en la creación de empleo.

Sin duda, y en términos universitarios, podríamos decir que la gestión y la labor desarrollada por el rector sería susceptible de ‘Cum laude’.