Una carabela portuguesa, en la playa
Una carabela portuguesa, en la playa - LA VOZ
Playas de Cádiz

¿Por qué está llegando ahora la carabela portuguesa a las playas de Cádiz?

La llegada de varios de estos ejemplares a la costa gaditana en pleno verano activa la alarma entre los bañistas

Bandera amarilla en las playas de Cádiz por la aparición de una carabela portuguesa

CádizActualizado:

La temida carabela portuguesa (Physalia physalis) ha vuelto a aparecer en algunas playas de Cádiz ocasionando el cierre de zonas de baño en Algeciras o San Fernando y activando la alarma en otros tramos de Cádiz capital. Sin embargo, los científicos advierten que su presencia en la costa gaditana «es testimonial», en base al número de ejemplares que se han localizado en estos días.

Así lo constata Laura Prieto, investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y una de las grandes expertas del país en esta materia. Según la científica, el número de ejemplares que han aparecido hasta el momento en el litoral gaditano no suponen una amenaza para cerrar las playas de Cádiz y asegura que no es motivo para alarmar a la población. Pero ha puntualizado que siempre son acertadas las medidas que tomen los encargados de gestión de playas para proteger a los bañistas.

En este sentido, ha explicado que la presencia de esta falsa medusa en la zona es algo poco habitual y es la primera vez que se produce en esta fecha, ya que anteriormente su presencia se ha prolongado, como mucho, hasta el mes de mayo.

De hecho, ha asegurado que en el año 2010 llegaron a contabilizarse más de 100.000 carabelas portuguesas en la costa andaluza en un período de dos semanas, lo que permitió llevar a cabo una serie de estudios para determinar las causas de esta supuesta invasión.

Eso sí, en esta ocasión, fue en febrero, al igual que en 2013, cuando también se localizaron ejemplares aislados. El caso anterior más reciente fue el año pasado, cuando también se comprobó la existencia de la especie Physalia physalis en la costa gaditana, cuya presencia se prolongó desde marzo hasta el mes de mayo, aunque en este caso su traslado se vinculó a los fuertes temporales que se habían registrado en la zona durante los meses de invierno.

Prieto ha explicado que el hábitat natural de la carabela portuguesa es el Océano abierto del Atlántico, justo entre las costas europeas-africanas y América, y son los vientos y las corrientes superficiales las que hacen que estos ejemplares se trasladen de un lado a otro. En definitiva, las condiciones climáticas son las que provocan este largo viaje.

Corrientes y vientos

En el caso de Cádiz, la llegada de las carabelas portuguesas está ligada a la presencia de vientos del Oeste, fuertes y persistentes, que sumados a las corrientes, traen hasta la costa gaditana a estas colonias. Precisamente, puede ser el persistente viento de Poniente que viene soplando durante buena parte del invierno, de la primavera y también del inicio del verano, el culpable del cierre de varias playas durante el fin de semana.

Sin embargo, parece que la presencia de la carabela tenderá a desaparecer del litoral gaditano cuando sople el viento de Levante, más habitual en estos meses, y uno de los factores más importantes para ahuyentar a esta especie lejos de la zona y llevarlas a su hábitat natural.