La bandera amarilla ondeará en Cádiz por la aparición de una carabela portuguesa.
La bandera amarilla ondeará en Cádiz por la aparición de una carabela portuguesa. - LA VOZ

Carabela portuguesa en CádizBandera amarilla en las playas de Cádiz por la aparición de una carabela portuguesa

La advertencia ondeará durante toda la jornada al encontrarse un ejemplar de esta falsa medusa en la zona de Isecotel

CádizActualizado:

La aparición en las playas de Cádiz capital de las temidas carabelas portuguesas está marcando el inicio del verano. El pasado sábado, LA VOZ informaba de que dos personas, madre e hija, habían acudido al hospital por la picadura de esta falsa medusa, que también se encontró el lunes en la Victoria, en la zona cercana al Estadio Carranza.

Hoy martes, el Ayuntamiento de Cádiz informa de que se ha izado la bandera amarilla en las cuatro playas de la ciudad (Cortadura, La Victoria, Santa María y la Caleta) con motivo de la aparición de una carabela portuguesa en la zona de Isecotel.

La bandera permanecerá durante toda la jornada de hoy martes. No obstante, el Ayuntamiento de Cádiz han descartado activar la bandera roja y prohibir el baño, ya que de momento no se cumple con los requisitos para ello. No han aparecido suficientes para que ondee la enseña colorada.

Carabela portuguesa en Cádiz

Esta carabela portuguesa se une a las tres que se encontraron el pasado sábado y la del lunes. Además de este ejemplar, varios bañistas han alertado estos días de de la presencia de más medusas en la zona. Pero se trata de una medusa más habitual en la zona, que lleva el nombre científico de 'Aplysia fasciata'. Es de color negro o marrón oscuro y su picadura es menos dolorosa que la de la carabela portuguesa.

La picadura de la carabela portuguesa es muy dolorosa, pero no letal (sólo en casos muy excepcionales en los que se una a otra enfermedad crónica). Cuando entra en contacto con la persona es muy doloroso y provoca desagradables reacciones en la piel. Por eso, la primera recomendación cuando se sufre una picadura de este tipo es retirar cualquier resto que quede sobre la piel, normalmente del tentáculo donde se acumula el veneno.

Para ello, se podría lavar la zona con el agua salada y posteriormente aplicar una crema con cortisona para reducir los efectos de picor y escozor que provoca en la víctima.

Además de este ejemplar, varios bañistas alertaban también esta mañana de la presencia de más medusas en la zona