Physalia physalis o carabela portuguesa.
Physalia physalis o carabela portuguesa. - CC
Cádiz

Dos personas atendidas en Cádiz por la picadura de una carabela portuguesa

La playa de Getares (Algeciras), cerrada al detectarse la presencia de este animal; en la capital se mantiene la vigilancia por si aparecen más

N.A./F.M.G.
CádizActualizado:

Dos personas han sido intervenidas por los servicios de Socorrismo y en el Hospital Puerta del Mar por la picadura de una carabela portuguesa en la playa de la Victoria, según fuentes policiales. En la costa de la ciudad de Cádiz han aparecido un total de tres carabelas portuguesas a lo largo de la tarde, todas en la zona de Cortadura y la playa Victoria.

Las carabelas portuguesas, cuya picadura puede resultar mortal en niños y adultos con salud debilitada, han obligado a cerrar al baño la playa de Getares (Algeciras), donde sí se han extremado las precauciones colocando la bandera roja.

En Cádiz capital, por su parte, no se ha llegado a cerrar al baño ninguna playa, dado que de momento sólo han aparecido tres ejemplares y no se cumplen los requisitos mínimos marcados por el protocolo. Sin embargo, los servicios de vigilancia y la Policía Local ya están alerta por si durante las labores de limpieza aparecen más, informan fuentes del Ayuntamiento.

Dos de las carabelas portuguesas han aparecido en la zona Cortadura: una a la altura del chiringuito Nahu y otra en la calle Caracola; y la tercera, que ha acabado provocando las dos picaduras, en la playa de la Victoria, a la altura de la heladería Mira.

Según fuentes de la Policía Local, han sido unos surfistas los que han recogido un ejemplar en el mar y lo han acercado a la orilla. Ya en la arena, se ha generado cierta expectación en torno al animal. En esos momentos de incertidumbre, una mujer ha resbalado sobre la carabela portuguesa, de la que ha recibido una picadura que le habría dejado inmovilizada la pierna por unos minutos. Su hija también se ha visto afectada por el roce con el animal, trasladándose al Hospital.

Nunca deben tocarse aunque estén varadas en la arena

La carabela portuguesa, también conocida como fragata portuguesa, agua mala, botella azul o falsa medusa, cuenta con una picadura venenosa que puede provocar consecuencias graves o muy graves y, en ocasiones, puede llegar a ser mortal.

El contacto con los tentáculos de las carabelas provoca un dolor intenso, que generalmente acaba en la formación de ampollas. Por lo tanto, en caso de que se sufra una picadura de estas criaturas, no se debe subestimar la situación.

Así, la única manera de evitar la venenosa picadura es no bañarse, ni siquiera en la orilla, ni mojarse con agua recogida en cubos, que puede contener fragmentos. A su vez, nunca debe tocarse a la carabela portuguesa, ni siquiera las que quedan varadas en la arena o los fragmentos de ellas, pues el poder urticante persiste, aunque estén muertas.

Entre algunos de los consejos que se ofrecen en caso de picadura está, en primer lugar, acudir al puesto de socorro de la playa o al centro de salud más cercano. Además, no rascar o frotar la zona afectada, lavar la zona con suero fisiológico o en su defecto agua de mar asegurándose de que no contenga fragmentos de tentáculos, pero nunca con agua dulce; y no aplicar amoniaco, orina o vinagre, entre otros consejos.