El Ayuntamiento de Getafe organiza una marcha para apoyar la huelga feminista del 8 de marzo
El Ayuntamiento de Getafe organiza una marcha para apoyar la huelga feminista del 8 de marzo - ABC

8M Día Internacional de la Mujer¿Cómo se medirá el éxito de la huelga feminista?

La Comisión promotora, la del 8 de marzo, asegura que ya lo es por la adhesión masiva y el seguimiento previsto para las manifestaciones de mañana

MadridActualizado:

La Comisión 8 de marzohabla ya de éxito. Y de convocatoria histórica, tras la que secundaron en 1975 el 90% de las mujeres inslandesas; o la que tuvo lugar el pasado 8 de marzo de 2017 en Argentina. Aquí, en España, en aquella ocasión, hace un año, las mujeres pararon media hora. Mañana, 8 de marzo, lo harán todo el día. O a eso aspira la convocatoria de la Comisión del 8 de marzo.

A medida que se han ido celebrando asambleas sobre la huelga han tenido que ir ampliando los recintos donde convocarlas, han comentado Justa Montero, Inés Gutiérrez y otras promotoras de la plataforma ciudadana. A la última reunión, el pasado 8 de febrero en Madrid, acudieron más de 300 mujeres.

La Comisión sostiene que la huelga es un medio para un fin, no un fin en sí mismo y esperan que produzca realmente un cambio en la sociedad y que vaya desembocando en un sistema más justo y equitativo con las mujeres, aunque son conscientes de que eso lleva tiempo. Están dispuestas a seguir empujando para que así sea. «Hemos llegado hasta aquí y hemos venido para quedarnos», afirman.

Se fijan en el ejemplo de Islandia. Tras el parón masivo en el país, su legislación no ha dejado de avanzar en derechos. El último paso, la prohibición expresa de la brecha salarial por razón de género plasmada en una ley para abordar el fenómeno de manera integral.

¿Por qué una huelga?

El argumentario de la Comisión 8M es tan amplio como las diversas problemáticas que afrontan las mujeres por el hecho de serlo. Denuncian las violencias machistas, en todas sus formas y exigen más presupuesto para combatirlas, pero también ponen en el foco la mayor precariedad de la mujer en el mercado de trabajo, la persistencia de barreras a su proyección profesional y su discriminación en materia de salarios. Y también la LGTBFobia.

En la misma línea, denuncian los recortes presupuestarios que afectan a los cuidados, la falta de reconocimiento del trabajo doméstico que asumen las mujeres en mayor medida, la pobreza que también las afecta de forma preferente o la vulnerabilidad de determinados colectivos, como las mujeres extranjeras, entre otros asuntos.