Cartel convocante de la huelga feminista del 8 de marzo de 2018
Cartel convocante de la huelga feminista del 8 de marzo de 2018 - ABC

Formato y fondo de la huelga feminista del 8M: estas son todas las claves de la convocatoria

Quién convoca, durante cuánto tiempo y sus propósitos son algunas de las claves que desentrañamos en ABC, además del lío político en que ha puesto la convocatoria a las dirigentes políticas

Actualizado:

Más de 300 colectivos respaldan la convocatoria de una huelga general, de 24 horas, registrada para el próximo 8 de marzo, el Día de la Mujer Trabajadora. Esas asociaciones, de corte feminista, reclaman «parar» el mundo en cuatro frentes, no solo el laboral. También llaman a las mujeres a secundar un paro en el consumo, los cuidados en casa y la educación.

La coordinadora promotora de la iniciativa, la Comisión del 8M, hace suya la fórmula patentada en Islandia el 24 de octubre de 1975, cuando nueve de cada diez mujeres boicotearon el funcionamiento del sistema y paralizaron por completo el país. El año pasado, esta misma Comisión del 8M, que agrupa a los colectivos feministas, coqueteó con un ensayo general, animando a secundar un paro de media hora. Este año, no obstante, lo han hecho extensivo a toda la jornada. Dos sindicatos, la CNT y CGT, respaldan la convocatoria total, pero UGT y CC.OO. registraron ayer en el Ministerio de Empleo –que no lo ha impugnado– paros parciales, de dos horas por turno, de 11.30 a 13.30 para los de mañana; entre las 16.00 y las 18.00 para el turno de tarde. Como diferencia, estas dos centrales sindicales animan también a los hombres a sumarse a los paros.

Disparan muchas balas a la vez

La convocatoria se ha convertido en un «tótum revolutum» que mezcla multitud de conceptos: según explican varias de las promotoras, Irene Cadena o Julia Risco, por un lado, busca protestar contra la discriminación laboral de las mujeres frente a los hombres. Esta brecha salarial se acerca al 25%, y una mujer llega a cobrar 6.000 euros al año menos que el hombre solo por serlo. Un dato que no representa solo a España, sino a los 77 países que secundarán la huelga feminista del 8 de marzo, que el año pasado ya estrenaron las mujeres argentina con éxito de asistencia.

Por otro, las promotoras de la huelga quieren que los efectos se dejen notar en todas las esferas de la vida, ya que la participación de las mujeres es «nuclear» en todas ellas, así que piden a estudiantes y profesoras que no acudan a clase. Las convocantes reclaman una educación «pública, laica y feminista». En otro orden de cosas, demandan el fin de las agresiones y la violencia machista. En la medida de lo posible, piden que ese día no se consuman productos de higiene femenina, los gravados con el llamado IVA rosa o «tasa rosa».

Junto a la laboral, estudiantil y de consumo, la cuarta protesta es la de cuidados. La Comisión del 8M quiere demostrar que las mujeres soportan dos cargas, la de sus trabajos y la doméstica, por lo que ese día solicitan que sea su entorno el que se asuma los cuidados familiares que suelen afrontar ellas (las mujeres dedican el doble de horas, 26,5 a la semana, al trabajo doméstico y no remunerado, que ellos).

«Nosotras cuidamos. Nosotras paramos» es otro eslogan de la convocatoria, que anima a las mujeres a colgar el delantal
«Nosotras cuidamos. Nosotras paramos» es otro eslogan de la convocatoria, que anima a las mujeres a colgar el delantal- ABC

El lío en que mete a las dirigentes políticas

La huelga, que ha sido respaldada públicamente por rostros conocidos como la cantante Rozalén o la periodista Pepa Bueno, entre otras, ha acabado por meter en un buen lío a las representantes políticas. Podemos e Izquierea Unida la apoyan la huelga feminista; el PSOE secunda los paros de dos horas fijados por los sindicatos porque «son los que pueden parar con arreglo a la ley», según la secretaria de Igualdad, Carmen Calvo, aunque la presidenta de Andalucía, ya ha vaciado su agenda para todo el día; mientras miembros del PP y Ciudadanos denuncian el argumentario esgrimido por las organizaciones feministas que coordinan la huelga. En su manifiesto se leen cosas como: «Las guerras son producto y extensión del patriarcado y del capitalismo (...)» y «gritamos contra el neoliberalismo salvaje que se impone como pensamiento único (...)».

Al decir de dirigentes de estas dos formaciones, como Inés Arrimadas y Cristina Cifuentes, es confuso defender el feminismo atacando el capitalismo. Se mezclan cuestiones ideológicas.

Desde Ciudadanos se muestran claros reparos hacia esta convocatoria, tanto por el fondo como por la forma, ya que el partido se muestra más favorable del trabajo institucional que de la movilización en la calle: «Respetamos la convocatoria de la huelga y a todo el que quiera sumarse, pero nuestra opción es trabajar en las instituciones para lograr una igualdad efectiva entre hombres y mujeres», señala a ABCPatricia Reyes, Responsable del Área Mujer y LGTBI de Ciudadanos.

La portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ya anunció que el partido no participaría porque se pretendía mezclar este debate con otras cuestiones ideológicas como la libre empresa. Desde la dirección se rechaza participar porque se interpreta que hay una clara «intencionalidad partidista», apuntando a Podemos y también al PSOE. Y porque interpretan que la plataforma convocante identifica como «feminismos malos» aquellos que van contra su orientación ideológica.

Reyes defiende sus propuestas como las más efectivas para luchar contra la desigualdad, poniendo como ejemplo algunas cosas ya conseguidas por su trabajo en el Congreso y por haber podido condicionar los Presupuestos de 2017: «Hemos conseguido duplicar los permisos de paternidad (de dos a cuatro semanas), aprobar un plan de ayudas para madres autónomas en nuestra ley de autónomos, que vea la luz el Pacto de Estado contra la violencia de género o aprobar el complemento salarial, que ayudará a las mujeres que sufren especialmente la precariedad laboral».

Recuerda además que en el preacuerdo de Presupuestos de 2018 se incluyen nuevas ayudas para familias con niños de 0 a 3 años y aumentar en otra semana el permiso de paternidad. «Creemos que es con medidas así, trabajando para favorecer la conciliación y luchar contra la desigualdad, como más útiles le somos a la sociedad. Hay que corresponsabilizar a los hombres en la familia, racionalizar horarios, eliminar barreras al desarrollo profesional de las mujeres en todos los ámbitos… Hay mucho por hacer y para Ciudadanos este asunto es una prioridad absoluta».