La palabra y los CDR gaditanos

¿Qué le decimos al diputado que comparó los CDR con las movilizaciones de astilleros? Yo, lo tengo claro

Actualizado:

Las hay grandes como las galaxias y las hay pequeñas como un ratoncito. Las hay secas como el pan un día de levante y húmedas como la ropa cuando el poniente castiga. Y vacías como el hatillo del pobre y huecas como una cueva olvidada y ya conocidas como la sonrisa de una madre. Hay palabras para todos los gustos, algunas son gratuitas y otras se pagan a precio de puntillita. Es por eso que, con esto de juntarlas, el personal hace verdaderas virguerías y memorables mamarrachadas. Ya sea su jefe, su hijo, quien le vende el cupón o aquel novio que tuvo y que ahora se ha comprado un Volvo. Todos tienen, tenemos, la capacidad de quedar como mentecatos