Las piscinas de Baelo Claudio, un rincón único en la provincia de Cádiz.
Las piscinas de Baelo Claudio, un rincón único en la provincia de Cádiz. - LA VOZ
Red de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía (Renpa)

Seis maravillas de Cádiz que merecen ser declaradas monumento natural de Andalucía

Las casas-cuevas de Setenil, la manga de Villaluenga, los acantilados de Roche... también podrían figurar en el catálogo de Monumentos naturales de la Junta

CádizActualizado:

Los Monumentos Naturales son espacios o elementos de la naturaleza constituidos básicamente por formaciones de tal singularidad, rareza o belleza, que merecen ser objeto de protección especial.

La Junta de Andalucía ha hecho públicos los nuevos espacios que se agregan a la Red de Monumentos Naturales de Andalucía, formada por casi medio centenar de lugares de distintos puntos de Andalucía.

Sin embargo, la provincia de Cádiz volvió a quedar fuera de este listado, donde solo figuran cinco espacios gaditanos. Los Corrales de Rota, la Duna de Bolonia, la Peña de Arcos, la Punta del Boquerón o el Tómbolo de trafalgarson algunos de estos Monumentos Naturales reconocidos por la Junta. Ahora, vamos a sugerirles otras maravillas naturales que quizás deberían de estar en esta clasificación.

123456
  1. Rocas y cuevas de Setenil

    Setenil de las Bodegas
    Setenil de las Bodegas - LA VOZ

    Setenil de las Bodegas es uno de los pueblos de Cádiz más singulares, ya que sus calles y sus casas están configurados en torno a las rocas que se encuentran integradas en el pueblo. Precisamente esta disposición da lugar a uno de los espacios naturales más llamativos de la zona, creando las populares Cuevas del Sol de Setenil, que dan nombre a una de sus calles principales. Un pueblo al abrigo de unas rocas que, por si singularidad y belleza, deberían figurar entre los Monumentos Naturales de Andalucía.

  2. La Manga de Villaluenga

    La Manga de Villaluenga
    La Manga de Villaluenga - LA VOZ

    Ubicado en la localidad de Villaluenga del Rosario, en la Sierra de Grazalema, se encuentra la Manga que lleva el nombre de uno de los pueblos más pequeños de la provincia de Cádiz. Sin duda, se trata de uno de los paisajes más llamativos de la sierra de Cádiz, ya que es el único paso natural desde la provincia gaditana a Málaga. La Manga de Villaluenga se trata de un estrecho de paso, de alrededor de seis kilómetros de longitud, lleno de cavidades en sus laderas. Esto ha dado lugar a numerosas cuevas, algunas de las cuales incluso se pueden visitar. En algunas de las cuevas de la zona se han llegado a encontrar restos pertenecientes al Neolítico y al Paleolítico.

  3. Acantilados de Roche en Conil

    Acantilados de Roche
    Acantilados de Roche - LA VOZ

    Los acantilados de Roche forman parte del paisaje natural de las hermosas calas de esta localidad al Norte de Conil. Su asombroso paisaje hacen que la estancia y el baño en calas como Camacho, Pitones, Melchor, la del Aceite, El Frailecillo, El Aspero o Cala Encendida sean un auténtico espectáculo para los sentidos. Además, sobre los acantilados se encuentra una torre vigía del siglo XVI, que funciona en la actualidad como faro y a sus pies hay un mirador con fabulosas vistas a las costas de Conil.

  4. Piscinas naturales de Bolonia

    Piscinas naturales de Bolonia
    Piscinas naturales de Bolonia - LA VOZ

    Además de que la playa de Bolonia en Tarifa está considerada una de las mejores playas de Europa, en la zona se pueden encontrar numerosos atractivos, ya sea en forma de yacimiento arqueológico, como es el caso de Baelo Claudia, como en forma de espacios naturales. En este caso, la formación natural de piscinas de agua salada representa uno de estos grandes atractivos, que quizás deberían optar al reconocimiento como Monumento Natural. Se trata de zonas rocosas que con la entrada del agua durante la pleamar, deja parcelas de agua estancada. Además

  5. Embalse de Zahara de la Sierra

    Embalse de Zahara de la Sierra
    Embalse de Zahara de la Sierra - LA VOZ

    El embalse de Zahara de la Sierra, que abarca hasta El Gastor, conforma un espacio abierto desde el que se observa un amplio valle amplio, tras el que aparecen unas lomas de líneas curvas y cubiertas por olivos circulares. Rodeado de eucaliptos y olivares y encumbrado por la sierra de Líjar, cubierta de un espeso matorral oscuro, forma un bonito paisaje.

  6. El pinsapo de Grazalema

    El pinsapo candelabro de la Sierra del Pinar.
    El pinsapo candelabro de la Sierra del Pinar. - LA VOZ

    El pinsapo es un símbolo de la sierra de Cádiz, de Andalucía y de España, pues se trata de una especie endémica, única en el mundo. Sólo se puede apreciar en las laderas umbrías de Grazalema y en la Sierra de las Nieves.

    La Junta reconocía la singularidad, tanto por su carácter propio como por su forma, del pinsapo de las escaleretas. Pero la Sierra del Pinar gaditana cuenta a su vez con uno de los árboles más distinguidos de España. El pinsapo en forma de candelabro participó en una encuesta nacional auspiciada por el Ministerio de Agricultura y Pesca para elegir el Árbol del Año en el país.

    Su porte es una muestra del uso abusivo que se hizo del bosque para la producción de carbón. El ejemplar es un testigo de una época en la que todo el bosque estaba esquilmado y a punto de desaparecer,