Una mujer muestra su pancarta durante la manifestación de apoyo a Sabores de Paterna.
Una mujer muestra su pancarta durante la manifestación de apoyo a Sabores de Paterna. - Nacho Frade
Listeriosis

Sabores de Paterna pospone la reapertura de su fábrica ante nuevas exigencias

La empresa gaditana sigue sin elaborar productos por cuarta semana consecutiva mientras se adapta al nuevo protocolo autonómico para el sector

Fran M. Galbarro
CádizActualizado:

La fábrica de Sabores de Paterna afronta su cuarta semana consecutiva cerrada desde que el viernes 6 de septiembre se activara una alerta alimentaria a raíz de que una de las muestras en sus productos diese positivo.

Apenas una semana después la Junta de Andalucía dio permiso para que la empresa gaditana comenzara a vender todos sus productos tras los análisis realizados, después de que ninguno de los lotes investigados dieran positivo.

Por su parte, la apertura de la fábrica quedó condicionada a una serie de reformas «de tipo estructural, diseño y prácticas de manipulación», tal y como ha informado la Consejería de Salud. En un primer momento el dueño de la empresa, Bartolo Rodríguez, anunció que pretendía acometer los cambios necesarios en unos días. Sin embargo, conforme fueron avanzando las jornadas pospuso el anuncio de la apertura, a la espera de realizar todas las obras necesarias para recibir los permisos de la Junta.

Rodríguez anunció que esta semana, la cuarta tras decretarse la alerta alimentaria que puso a la marca en el foco mediático, preveía la apertura definitiva. Sin embargo, la fábrica no se pondrá en marcha hasta que cumplan con los requisitos del protocolo que el Ejecutivo autonómico activó la semana pasada para todas las empresas del sector. «Son nuevas medidas que han sacado y no lo veo mal, así estamos todos más tranquilos», aseguró el dueño de Sabores de Paterna, quien valorará «en los próximos días» la nueva fecha de apertura.

Venta de productos

Sabores de Paterna sí cuenta con permisos para vender los productos que quedaron paralizados a raíz de la alerta alimentaria. A pesar de que la Junta condicionó su puesta en el mercado a la realización de un análisis en laboratorio previo, los embutidos se van vendiendo: «El apoyo recibido en el pueblo y en Cádiz ha sido espectacular y casi el 100 por cien de los clientes no han dejado de comprar los productos».

Sin embargo, el empresario empieza a notar las consecuencias económicas del cierre de la fábrica. Este viernes la marca cumplirá un mes sin elaborar productos y, aunque la compañía aún no ha cuantificado las pérdidas sufridas, teme que el pago de nóminas e impuestos empiece a pesar en las próximas semanas.

El Gobierno andaluz acordó la puesta en marcha de una decena de medidas para apoyar al sector cárnico ante los posibles efectos negativos que puedan derivarse de las alertas sanitarias activadas por el brote de listeriosis que se encuentra en fase de remisión. Las medidas se pondrán en marcha una vez finalice la alerta sanitaria decretada.

Bartolo Rodríguez espera poder acogerse a las líneas de apoyo que ofrecerá la Junta de Andalucía

Entre ellas, se encuentra la implementación de un Plan especial para los trabajadores que perdieron su trabajo por la crisis de la listeriosis con el fin último de recolocarles. La Junta aún no ha especificado cómo pondrá a disposición de los afectados estas líneas de inversión a las que el dueño de Sabores de Paterna pretende acogerse si es posible.

Todo ello en una semana en la que se han confirmado hasta cinco detenciones relacionadas con la empresa Magrudis. Las consecuencias de aquella alerta sanitaria provocó la mayoría de los casos de listeria diagnosticados. Sabores de Paterna se vio afectada por una «alerta alimentaria» sin afectados, a diferencia de La Mechá. «Si Magrudis hiciera queso hubiera tenido los mismos problemas», manifestó Rodríguez.