Roberto Izquierdo, durante el juicio en la Audiencia de Cádiz que se celebró con unas extraordinarias medidas de seguridad.
Roberto Izquierdo, durante el juicio en la Audiencia de Cádiz que se celebró con unas extraordinarias medidas de seguridad. - FRANCIS JIMÉNEZ
SUCESOS

'El Ruso', el preso fugado más buscado, un alunicero que se metió en líos más serios en Cádiz

Roberto Izquierdo Riego se escapa en Madrid con una condena de casi 60 años en su expediente por la tortura y asesinato del narco de Chiclana 'El Pelón'

En la banda ejercía labores de vigilancia y viajó desde Madrid para ejecutar el plan que había diseñado Ismael 'El Ojos'

Actualizado:

Durante el juicio que lo tuvo sentado más de dos semanas en el banquillo de la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Cádiz, Roberto Izquierdo Riego, 27 años, 1.80 metros de altura, se mantuvo cauto, callado, prudente. Otros miembros de su banda –la de Ismael 'El Ojos'– sí se manifestaron algo más inquietos, murmurando e incluso, sorpresivamente, riéndose entre ellos en algunos momentos. Sin embargo, la actitud de Roberto, alias 'El Ruso', en la segunda bancada, pudo pasar más desapercibida. Alguna mirada cruzada con otro de sus compinches pero poco más. El núcleo duro, los pesos pesados del grupo, Ismael, Moha, Facundo y Jorge 'El Gordo' se sentaron en la otra línea de bancos de la izquierda. Ahora, cuando ya se ha cumplido un año de ese juicio que le sentenció a casi sesenta años de prisión, El Ruso sí está acaparando la atención de todos los medios después de que se haya fugado con la ayuda de otras personas aprovechando una visita que hacía desde la cárcel de Valdemoro al Hospital 12 de Octubre de Madrid.

Según ha transcendido, el pasado jueves, cuando los guardias civiles que lo trasladaban al centro hospitalario abrieron el portón del furgón, el preso salió corriendo hacia un BMW X5 robado que le estaba esperando a unos metros, en la zona de urgencias. Tres personas salieron del coche y rociaron a los agentes con varios extintores para nublarles la visión. Entonces, Roberto Izquierdo entró en el vehículo y huyeron a toda velocidad. Los investigadores creen que la fuga estaba planeada desde prisión y hasta que den con él, se ha convertido en el recluso más buscado de España.

Y no es para menos. A sus 27 años, Roberto Izquierdo cuenta con un importante expediente penal. Antecedentes por agresiones y delitos contra el patrimonio. Según ha podido saber este periódico le constan dos ejecutorias, una de diciembre de 2012 por robo con fuerza y otra de abril de 2013 por hurto. Pero la condena más grave fue la que le impuso la Audiencia Provincial de Cádiz. ‘El Ruso’ formó parte del grupo criminal de una decena de personas que torturó hasta la muerte a David 'El Pelón', un supuesto narcotraficante de Chiclana por el que fueron para quitarle los 400.000 euros que creían que guardaba. Un 'vuelco' como lo llaman.

El tribunal de la Sección Cuarta condenó a todos los integrantes de esta banda liderada por Ismael 'El Ojos', también conocido como ‘El terror de Vallecas’. Sobre él cayó la pena más alta, 68 años de prisión. ‘El Ruso’ fue sentenciado a un total de 58 años y dos meses de prisión por hasta doce delitos diferentes. Los más graves, asesinato, detención ilegal, pertenencia a grupo criminal, robo con fuerza, pero también allanamiento, lesiones... un rosario de hechos que tuvieron su firma más cruel sobre el cadáver de ‘El Pelón’ que se encontró cosido a puñaladas y golpes en un camino de piedras y maleza en las inmediaciones del hospital de Puerto Real en el verano de 2014.

Torturado hasta la muerte

La banda había tenido constancia de que este chiclanero guardaba al parecer dinero ilícito procedente de sus negocios con el hachís y reconvirtieron su actividad de aluniceros, narcotraficantes y robos de medio pelo en un plan preconcebido para hacerse con el ansiado botín. Secuestraron a David Muñoz 'El Pelón' cuando salía de su casa en El Marquesado y durante más de ocho horas lo sometieron a una tortura que los forenses calificaron de «salvaje», llevándolo en coche por varias localidades para que les dijera dónde guardaba los miles de euros. Desde Chiclana, a la casa adosada que Ismael alquiló en El Puerto, y de ahí a Sanlúcar, para finalmente dejarlo tirado en Puerto Real «como a un perro», desangrado y degollado.

Para llevar a cabo este cruel plan, 'El Ojos' contactó con varias personas. Recurrió a gente de confianza y también a otros contactos que sobre el terreno les facilitara información sobre los lugares y recorridos que iban a hacer. 'El Ruso', al que algunos conocían también como ‘el rumano’, bajó en coche con parte de ellos desde Madrid y se quedó esos días de agosto en la casa de la calle Habana de El Puerto. Así lo reconocieron varios de los implicados en sus declaraciones. Otro de los condenados, David Andrades, explicó que Izquierdo había ido al taller a buscarlo para «hacer el trabajo de Cádiz». Por su parte, la única mujer implicada, Sara Fernández apuntó que 'El Ruso' fue uno de los encargados de hacer vigilancias como ella y que poco más sabía de él.

Durante la vista, el ahora fugitivo dijo no reconocerse en el apodo de 'El Ruso', explicó que conocía a otro de los implicados, Jorge 'El Gordo' «de toda la vida de Vallecas» y cayó en numerosas contradicciones, según señaló el tribunal en la sentencia. En la sala tuvo que enseñar a los magistrados los tatuajes de sus brazos. Negó haber estado en Cádiz los días del crimen porque estaba trabajando supuestamente en una obra en Madrid, sin embargo en una de las fotos que se hizo el grupo con el móvil de la única procesada aparecían varios de ellos juntos en una playa de Chiclana. A él, de espalda, le delataron sus tatuajes.