Lele, la mujer que ha sido asesinada en su casa de la sierra gaditana.
Lele, la mujer que ha sido asesinada en su casa de la sierra gaditana.
SUCESOS | CRIMEN DE ALGAR

La prensa británica se hace eco del asesinato de Lele en Algar

«La pensionista Lesley Anne Pearson, querida por todos», fue encontrada muerta en el jardín detrás de la casa de campo que tenía en España», relata 'The Mirror'

Su hermano, «en shock», cuenta que la última vez que habló con ella fue hace unas semanas por su cumpleaños. «Todo estaba bien», asegura

Actualizado:

«Una mujer británica, de 74 años, asesinada y arrojada en una tumba poco profunda en España tras discutir por dinero». Así titula el periódico británico 'The Mirror' la noticia sobre la trágica muerte de Lele, la vecina de Algar asesinada presuntamente por su jardinero y encontrada este pasado domingo enterrada en su propia finca. El ya autor confeso, Francisco Javier Becerra, ingresó ayer en la cárcel tras admitir los hechos ante la jueza que instruye el caso. La rápida y completa investigación realizada por la Guardia Civil ha sido clave en la resolución de este crimen.

El escabroso suceso que ha sacudido la serranía gaditana, está teniendo como es lógico su eco en la prensa inglesa. Lesley Anne Pearson llevaba años viviendo en España, pero seguía teniendo lazos con su país de origen, Reino Unido, donde acudía habitualmente. Su único hermano, Stephen, reside allí.

El periódico inglés cuenta que Pearson, «querida por todos», fue encontrada muerta en el jardín y que un vecino de Algar ha sido detenido como el presunto autor del homicidio, tal y como ya ha estado contando LA VOZ. También, otro de los diarios ingleses con mayor tirada en el país británico, The Sun, reproduce estos mismos hechos.

«Esa casa era demasiado grande para ella»

En The Mirror, el hermano de la fallecida explica que Lele decidió dejar la casa de Algar una vez que murió su marido Frank hace tres años en un accidente de coche. «La casa era demasiado grande para ella, así que consiguió un apartamento en Gibraltar». Además, también tenía otra residencia en Estepona, donde últimamente estaba instalada.

Por otro lado, su hermano confirma la tesis de que Lele tenía intención de vender la finca de Algar y que acudía al menos una vez al mes a revisar que todo estuviera bien. En su última visita, se sospecha que hace algo más de una semana, en torno al día 11, fue cuando supuestamente descubrió que Javi, como conocen en el pueblo al autor confeso, estaba vendiendo sus enseres asegurando que la casa ya estaba vendida «a unos extranjeros» y que por eso tenían que vaciarla. La discusión que pudieron mantener cuando ella destapó el supuesto engaño pudo ser el detonante de este trágico final.