Minuto de silencio en la subdelegación del Gobierno en Cádiz.
Minuto de silencio en la subdelegación del Gobierno en Cádiz. - L.V.
SAN FERNANDO | VIOLENCIA MACHISTA

La Policía Nacional hizo todo lo posible para detener al asesino de Manuela antes de que la matara

La Subdelegación del Gobierno en Cádiz convoca un minuto de silencio para honrar la memoria de la mujer asesinada por violencia de Género en San Fernando

José Pacheco recuerda la dificultad con la que trabajaron las unidades policiales, que contaban con muy pocos datos a la hora de encontrar al presunto agresor antes del asesinato

CádizActualizado:

La Policía Nacional hizo todo lo posible para identificar al presunto agresor de Manuela, mujer de 61 años encontrada muerta en San Fernando semanas después de haber denunciado un caso de violencia de género. En ello ha querido insistir el subdelegado del Gobierno en Cádiz, José Pacheco, que ha lamentado el asesinato y ha reiterado la importancia de denunciar y aportar todos los datos posibles.

La víctima denunció una primera agresión a raíz de un informe médico, aunque sólo aportó los pocos datos de los que disponía: nombre de pila y teléfono de la persona con la que había mantenido una relación de tres semanas, tal y como informó ayer este periódico. El subdelegado ha confirmado las dificultades que suponían contar con tan pocos datos a la hora de localizar al presunto asesino.

El número de teléfono facilitado por Manuela estaba desconectado y sin tarjeta SIM, asunto que complicó la localización de su agresor. No obstante, en las investigaciones se refleja que la Policía Nacional no cesó en su intento de «identificar quién era el hombre por un nombre de pila». Así, se preguntó a los vecinos para encontrar a alguien que lo conociera.

Por otra parte, la UFAM «llamó con frecuencia» a Manuela, para ver si «recordaba algo más» y podía aportar algún otro dato que facilitara la investigación. Sin embargo, con el paso del tiempo la mujer «reusaba a dar más información», en lo que el subdelegado ha considerado «una reacción típica de las víctimas», que «ante el miedo no quieren seguir dando datos». Manuela argumentaba que se trataba de «una relación ya acabada».

La mujer, de 61 años, vivía sola en la calle Real de San Fernando. El 3 de junio se encontró su cadáver en su vivienda, donde la Policía Nacional sí logró reunir más pruebas para proceder a la detención del presunto asesino, en Río San Pedro (Puerto Real). «Desde un principio se estaba detrás de la posibilidad de que hubiera un asesinato machista», ha explicado Pacheco.

El subdelegado del Gobierno en Cádiz ha insistido en la necesidad de seguir dando pasos contra la lacra de la Violencia de Género, haciendo referencia al Pacto de Estambul, en el que se recuerda la importancia, además de que las mujeres denuncien, de que «cualquier persona que lo vea» también lo haga.