Francis Jiménez
SUCESOS

Narcos en Sanlúcar: «Quien juega con fuego se termina quemando»

Vecinos de Monte Algaida y Bonanza viven con cierta sorpresa y mucha expectación la macroredada en la que ha caído Antonio 'El Tomate'

SANLÚCAR DE BARRAMEDA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Son aproximadamente las ocho de la mañana y Sanlúcar comienza a despertar. En la calle (más bien camino) Algaida J, frente a una vivienda con unas columnas bastante vistosas en su fachada, se realiza uno de los registros de la operación contra el tráfico de hachís que ha desplegado por la zona a un centenar de policías y guardias civiles. Algunos vecinos miran la escena con atención. «Bueno, hay vive un chaval... no sé mucho», cuenta una mujer. En frente, custodiando impérterritos la entrada, agentes de la USECIC de la Guardia Civil, perfectamente uniformados y armados.

«Nos despertó el perro ladrando. Era muy temprano cuando entraron», relata otro señor que también observa la «película» tras la reja de su casa. «Ya ves... quien juega con fuego se termina quemando», le remata la frase otro vecino.

No ha dado tiempo ni de que los niños salgan para el colegio y todo esta zona rural de la desembocadura del Guadalquivir ha vivido la noticia del día. Aunque ya saben de qué va. Algunos lo han visto otras veces y otros conocen incluso a los que se llevan esposados. O a lo que se dedican.

El cuidado del dispositivo es máximo. Los controles llevan efectuándose ya desde hace unos días pero con la operación los accesos y salidas (para evitar posibles fugas) se han intensificado. Los agentes te piden que te idenfiques y miran bien matrículas y caras. Todo está muy medido en todo el diámetro de la intervención. Desde el inicio de estas barriadas hasta la entrada que hay a pie hacia Doñana al final del camino. «Ojalá vengan más y acaben con todo esto ya. Sanlúcar no merece algo así», pide otra vecina que ha salido a caminar. Mientras, a su espalda, acaba de amanecer.