Lugar donde se proyectó la playa de Puntales, una calita que sólo se deja ver con la marea baja frente a las embarcaciones del Club Náutico.
Lugar donde se proyectó la playa de Puntales, una calita que sólo se deja ver con la marea baja frente a las embarcaciones del Club Náutico. - A.Vázquez
PLAYAS DE CáDIZ

Puntales y Astilleros, las playas olvidadas de Cádiz

Ambas barriadas reclaman rescatar dos proyectos que repercutirían en el día a día de algunas de las zonas más humildes de la ciudad

CádizActualizado:

Puntales y Astilleros quieren dar un impulso definitivo a la dinamización de sus barrios. «Es indudable que el barrio ha ido a mejor, pero faltan cosas que llevan arrastrándose durante años. El avance es muy lento», reconoce Pilar García, presidenta de la Asociación de Vecinos Fuerte San Lorenzo del Barrio de Puntales. Al igual que Pepe Gaviño, presidente de la Asociación de Vecinos de Astilleros, trabajan día a día para solucionar los problemas de dos de las barriadas más deprimidas de la ciudad gaditana.

Como reconocen, la mejora en los últimos años ha sido notable, pero mantienen una serie de problemas estructurales. Mientras en la costa oeste el Paseo Marítimo estrena zona peatonal, en estas dos barriadas refrescan una reclamación histórica: la implantación de una playa artificial.

Se trata de un proyecto lanzado hace ya más de una década -uno más en época de vacas gordas- que nunca llegó a concretar ningún tipo de avance. El Partido Popular(PP), de la mano de Juancho Ortiz, llegó a rescatar este compromiso en la última campaña electoral, cuando planteó dar uso a la playa de Puntales con la colaboración de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz, ahora dirigida por la ex alcaldesa de la ciudad, Teófila Martínez.

Actualmente la calita, situada frente a las embarcaciones del Club Náutico, apenas puede disfrutarse con marea baja. Todo ello en un barrio en el que, recuerda la presidenta de la asociación de vecinos, «siempre hubo playa»: «Hace 80 años, en Puntales había playas bonitas y limpias». El terreno se fue comiendo al mar, desapareciendo la cala en una época en la que nadie podía imaginar el potencial que llegaría a tener una zona con arena fina junto al mar apta para los bañistas del lugar tras el ‘boom’ del turismo de sol y playa.

A día de hoy la cala es solo un reflejo de lo que fue. La acumulación de residuos hacen que la calidad del agua no sea la idónea. Además, la falta de tierra imposibilita que ni siquiera se considere playa la cala que se origina cuando baja la marea. La propuesta histórica del PP consistía en dragar y aprovechar la montaña de arena acumulada en el puerto de Cádiz para realizar un relleno.

«La playita es algo que abre los ojos a la gente pero llevamos décadas en las que no se lleva a cabo», recuerda Pilar García, que además considera que esta medida debería ir acompañada de otras iniciativas que incluyeran al Paseo Marítimo y el antiguo Club Alcázar. «El Paseo tiene una falta de mantenimiento tremendo;la gente pasea y tal pero si miras al lado y ves el descampado, es desolador. Parece que vivimos en el Puntales de los 50».

El edificio del antiguo Club Alcázar, abandonado desde hace años, sería el hotel que en el imaginario de los vecinos acompañara a esa posible playa. En la zona salió varias veces a concurso un hotel, aunque ninguna empresa llegó a pujar por él. Actualmente el inmueble se encuentra sin uso y, según denuncian desde la asociación, hay okupas.

«Si se trabajase en conjunto generaría riqueza. La gente no va a dejar la playa La Victoria para venir a una playa en Puntales, que es más familiar. Pero si pones los servicios y los accesos, adecuas el conjunto y lo urbanizas... sí», asegura Pilar García.

En la barriada de Astilleros también se planteó la posibilidad de crear una playa aprovechando la zona del paseo marítimo entre el antiguo foso y los pantalanes. El lugar comenzó a ser aprovechado por los vecinos hace unos años, cuando se comenzó a acumular arena.

Ante la propuesta, tanto la Corporación Municipal como el Partido Popular plantearon utilizar la zona para crear una playa de perros, una demanda recurrente en los últimos años. Sin embargo, tal y como ocurrió entonces, los vecinos consideran que se podría hacer una playa ya no canina, sino para baño. «Esa playa está desaprovechada e incluso se vendieron algunos pisos con la idea de que se haría. Al barrio repercutiría muchísimo», reconoce Pepe Gaviño, presidente de la Asociación de Vecinos de Astilleros.

La playa, planteada desde hace ya varios años por la Autoridad Portuaria y el Ayuntamiento de Cádiz, se iba a localizar en la zona comprendida entre el espigón del antiguo foso de la factoría de Astilleros y los pantalanes. El Partido Popular también utilizó esta idea en su última campaña electoral, cuando planteó este lugar también como una posible playa canina.

No son los dos únicos proyectos de playas artificiales planteadas en la ciudad. También se habló de la posibilidad de habilitar una en la Alameda, e incluso se planteó de una posible ampliación de Santa María del Mar que, tras diversos estudios de Costas, no llevó a cabo. Los vecinos plantean que la recuperación de estas iniciativas supondrían cambios estructurales para el futuro de estas dos barriadas de Cádiz.