La talla del profeta. A la izquierda, en el taller. A la derecha, ya en la Comisaría.
La talla del profeta. A la izquierda, en el taller. A la derecha, ya en la Comisaría.
SUCESOS

La pista del profeta perdido y hallado en la Catedral de Cádiz

Esta figura, encontrada por la Policía en un taller de San Fernando, formaba parte de un grupo de siete profetas; los otros seis nunca salieron de la Casa de la Correduría

Actualizado:

La investigación policial acerca de la desaparición de varias esculturas de gran valor histórico de la Catedral de Cádiz, entre ellas cuatro ángeles de la artista sevillana La Roldana, continúa. Como se recordará este pasado lunes la Policía Nacional informaba de que habían hallado las esculturas extraviadas: las cuatro obras de Luisa Roldán y además otras tallas que formaban parte también de un gran retablo que se montaba antiguamente en la Seo con motivo de la Semana Santa.

Entre estas esculturas encontradas en el taller de un tallista isleño que tenía las ‘roldanas’ en Camposoto se localizaron también otras figuras de la misma época como la imagen de un profeta de más de medio metro de alto, que data del año 1781 y cuya autoría se atribuye a los artistas Pedro Laboria o Vicente Ruiseco, según los técnicos de la Junta que lo han evaluado. Los ángeles que aparecieron junto a esta pieza son también de esta época y obra de Domenico Giscardi.

Pues bien, según ha declarado el escultor de San Fernando a los agentes que investigan el caso, tenía en su poder este profeta más el resto de piezas en su taller con el ánimo de preservar todas estas tallas porque desde el Cabildo le dijeron que «las iban a tirar a la basura». Pero esta versión podría ponerse ahora en duda después de que, como ha conocido LA VOZ, el resto de los profetas que formaban parte también de este retablo de Jueves Santo, seis figuras más, se encuentran en la Casa de la Correduría, entre los fondos allí guardados.

Es decir, en estos doce años en los que la figura del profeta extraviado ha estado en dicho taller de San Fernando, el resto han podido permanecer guardados en el mismo lugar. No se han tirado ni perdido. Este hecho es importante para saber si, como aseguran los dos implicados, les dejaron cogerlos o se los llevaron de propia voluntad y por tanto pudieron cometer un delito contra el patrimonio.

Para dilucidar todas estas circunstancias, los agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de Cádiz siguen tomando declaración en estos días a testigos del entorno de la Catedral.

Más información: Misterio resuelto, los ángeles de La Roldana estaban en San Fernando y Chiclana