Los ángeles de La Roldana, en el suelo, tras ser entregados al Obispado.
Los ángeles de La Roldana, en el suelo, tras ser entregados al Obispado. - LA VOZ
SUCESOS

Misterio resuelto, los ángeles de La Roldana estaban en San Fernando y Chiclana

Un tallista isleño y un amante del patrimonio religioso tenían las obras desde hace más de diez años «porque les dijeron que iban a tirarlas»

Además de los cuatro esculturas de artista sevillana, se ha recuperado otro conjunto escultórico de gran valor

CádizActualizado:

¿Cómo pueden desaparecer unas joyas escultóricas de un gran valor histórico de una Catedral sin que nadie se dé cuenta?. Esa es la gran pregunta que se hace mucha gente tras conocerse el supuesto extravío de cuatro esculturas de la reconocida autora sevillana Luisa Roldán 'La Roldana' de la Catedral de Cádiz. Tras una semana de incertidumbre por fin se podrá tirar del hilo gracias al trabajo que han realizado los agentes de la Policía Nacional que han resuelto en días este misterio.

Los cuatro ángeles del siglo XVII, cuya desaparición fue denunciada públicamente por el historiador gaditano José Miguel Sánchez Peña, han sido por fin localizados después de que se hubieran 'perdido' de los almacenes de la Catedral de Cádiz donde se encontraban debido a su mal estado.

Imágenes de los ángeles de La Roldana. Izquierda: en el suelo, entregados en el Seminario del Obispado. - LA VOZ
Imágenes de los ángeles de La Roldana. Izquierda: en el suelo, entregados en el Seminario del Obispado. - LA VOZ

Tras saltar a la luz pública, los agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de Cádiz perteneciente a la Brigada Provincial de Policía Judicial se pusieron manos a la obras para dar con ellas. Cuando habían ya iniciado las gestiones pertinentes, este pasado viernes uno de los implicados, según ha podido saber LA VOZ, un artesano y tallista escultórico asentado en San Fernando, decidió devolver las figuras ante el revuelo mediático ocasionado por la noticia. Se puso en contacto con un sacerdote de la Catedral y dejó las cuatro esculturas en la puerta del Seminario del Obispado envueltas en telas.

Los implicados decidieron entregar la obra a la Policía dado el revuelo mediático que había sobre el asunto

Según ha podido saber este periódico, una de las piezas obraba en su poder y otras tres en manos de otra persona muy conocida en el mundo cofrade de Chiclana desde hace nada menos que más de diez años. Las tenían «para preservarlas» porque «en una limpieza»de los fondos de la cripta les dijeron desde el Cabildo que «las iban a tirar a la basura», como han asegurado en su testimonio.

Sin embargo parece que estas figuras no eran el único tesoro patrimonial que guardaba en su taller el tallista de San Fernando. Según le comunicó a la Policía, tenía otras piezas, por lo que los agentes, sin dudarlo, pusieron rumbo a la ciudad isleña en busca de esas posibles joyas que se guardaban allí.

Figuras encontradas durante la investigación en el taller-tratero de San Fernando
Figuras encontradas durante la investigación en el taller-tratero de San Fernando

Y lo que encontraron fue, además de los cuatro ángeles 'extraviados' que realizó La Roldana en 1686, otra imagen de un profeta y varias piezas que conformaban otros dos ángeles.

Posible obra de Giscardi

Este grupo escultórico hallado, de cuya desaparición tampoco se tenía noticia, está formado por esta figura de un profeta, de más de medio metro de alto, posiblemente del siglo XVII, y dos ángeles sedentes (en mucho peor estado de conservación) que podrían ser obra del escultor genovés Domenico Giscardi, del siglo XVIII. Además de piezas sueltas de brazos, piernas y alas. Al parecer, todas estas esculturas formaban parte del mismo retablo, un inmenso Monumento Eucarístico de Jueves Santo que se instaló en la Catedral de Cádiz hasta poco más de la primera mitad del siglo XX.

Grupo escultórico encontrado también en la investigación.
Grupo escultórico encontrado también en la investigación. - ANTONIO VÁZQUEZ

Hay que señalar que todas estas obras, como los ocho ángeles de La Roldana, formaban parte de este retablo que se fue ampliando a lo largo del tiempo. Años más tarde, estas piezas se fueron retirando debido a su mal estado de conservación a la espera de ser rehabilitadas o con el fin de sustituirlas por otras. Supuestamente se fueron guardando junto otro patrimonio en la cripta de la Catedral hasta que pasaron a los fondos de la Seo.

En cuanto a los ángeles de La Roldana fueron encargados por el cabildo de la catedral a la artista en 1686 para que formasen parte del monumento eucarístico del Jueves Santo, junto con unas imágenes de los profetas (como uno de los hallados). Eran ocho ángeles de madera de pino policromada, de entre 80 y 70 centímetros de altura, que fueron repintadas de blanco para adaptarse a los gustos de la estética neoclásica.

Durante años estuvieron almacenadas en la cripta de la Catedral, junto a otras tallas también valiosas que formaron parte del monumento (como obras de Domingo Giscardi, Vicente Ruiseco, Pedro Laboria y García de Santiago). Dos de los ángeles viajaron a Sevilla para formar parte de una Exposición antológica sobre La Roldana celebrada en el Alcázar en 2007. Ambas se adecentaron y hoy se encuentran en sendas hornacinas en la portada de la capilla de las Reliquias de la catedral gaditana. Otras dos se regalaron a la parroquia de San Paulino, en Barbate. Sin embargo, de las cuatro restantes, nada se supo hasta ahora que se ha sabido que se encontraban desde hace años en Chiclana ySan Fernando.

Los agentes de la UDEV han tomado declaración a las dos personas de momento implicadas para conocer todos los detalles acerca de cómo pudieron llevarse 'a su casa' estas piezas aunque continúan las pesquisas para determinar la posible responsabilidad penal que tienen sobre el asunto.