Los candelabros de la Catedral de Cádiz, en la cuba de obra.
Los candelabros de la Catedral de Cádiz, en la cuba de obra. - G. G.
PATRIMONIO

Aparecen tres candelabros de la Catedral de Cádiz en una cuba de obra

La Policía investiga por qué estas tres piezas, posiblemente del siglo XVIII, han aparecido en la basura, y desde el Obispado aseguran que ningún operario de la iglesia ha sido responsable

José María Aguilera
CádizActualizado:

Tres candelabros dorados, una cubeta de obra y un misterio. ¿Cómo han llegado hasta allí? Esta mañana de miércoles, sobre las 8,30 horas, los restauradores que laboran en uno de los miradores de la calle Obispo Urquinaona se sorprendían al ver estas piezas en una cuba en Arquitecto Acero, junto a la catedral de Cádiz. Como interesados en el arte, su primera intención fue recuperarlas para restaurarlas y devolverles su esplendor, y así llamaron a un viejo conocido, Germán Garbarino, investigador local y gestor de culturales y turísticos de la ciudad, que les recomendó avisar a la Policía Nacional, según su versión.

Y allí acudieron los agentes, para velar por la protección del patrimonio. Como apunta el propio Garbarino, «los policías comprendieron de un vistazo el valor de estos tres candelabros de policromía estucada, probablemente del siglo XVIII, y se pusieron en contacto con responsables de la Seo Catedral».

«Al principio, estas personas negaron que pertenecieran al Obispado, pero les mostramos el escudo del obispo en una de las piezas y entonces requirieron la presencia del deán. Éste ya si las identifica como parte de la catedral, tal y como nos informa otro trabajador, muy nervioso, y aseguran que están de limpieza y que no saben quién los ha podido tirar a la basura».

El lugar donde han sido encontrados los candelabros.
El lugar donde han sido encontrados los candelabros. - G. G.

Garbarino lamenta este trato al patrimonio religioso y artístico de Cádiz. «Yo he trabajado con la Iglesia y sé como funcionan. Es una práctica habitual. Afortunadamente, la Policía ha hecho fotos a las piezas, lo que facilitará su conservación».

Por su parte, desde el Obispado aseguran que «esos candelabros estaban en el interior de la Catedral, los iban a mirar para catalogar su valor y restaurarlos si es preciso. Nadie de la Catedral los ha sacado fuera, a la calle. ¿Para qué los iban a tirar ahí? Rotundamente no».

«Iban a ser transportados en ese momento al taller de los restauradores para su valoración. En el 'impasse' de cargarlos en el vehículo ha sido cuando ya no se hallan donde los dejó la empresa que los transportaba y aparecen en la cubeta», argumentan.

Su práctica habitual es, después de extraer las distintas piezas patrimoniales en una limpieza, «que las estudia un restaurador para ver si merece la pena. Hay algunas que no, que no tienen un tallaje especial, y otras que se procede a la restauración. Pero prácticamente está todo guardado y catalogado», aunque no exista un protocolo reglamentado.

La Policía Nacional continúa investigando qué ha ocurrido y quiénes son los responsables de que esas obras hayan acabado en la basura.