Un momento de las revueltas en La Línea.
Un momento de las revueltas en La Línea. - L.V.
NARCOTRÁFICO

La «bomba» vuelve a estallar en La Línea

La muerte de un vecino en una operación contra el contrabando reactiva la tensión con la Policía

Soraya Fernández
La LíneaActualizado:

Alfredo Morodo Gutiérrez, de 42 años de edad y vecino de La Línea, falleció a primera hora de la madrugada del martes durante una persecución marítima del servicio de Aduanas de Gibraltar en lo que, según confirmó la Policía Real del Peñón, fue una operación contra el contrabando de tabaco.

Aunque aún no han transcendido más detalles del suceso, todo apunta a que el fatídico desenlace se produjo por una colisión entre ambas embarcaciones en la zona Este del Peñón.

Poco después, decenas de personas comenzaron a congregarse en la barriada de San Bernardo, donde el contrabando de tabaco es frecuente. Allí formaron barricadas. Efectivos de la Policía Nacional y la Guardia Civil desplazados hasta el lugar fueron apedreados por este tumulto de personas, un centenar aproximadamente, lo que hizo necesario emplear material antidisturbios.

La Unidad de Prevención y Reacción (UPR) de la Policía Nacional tuvo que pedir refuerzos a Algeciras. Por parte de la Guardia Civil intervinieron efectivos de la Unidad de Seguridad Ciudadana Comandancia (Usecic).

Amenazas de muerte

Los incidentes, en los que algunos de los congregados profirieron amenazas contra los agentes, como «a matar a los guardias, por mis hijos», se prolongaron durante tres horas, según explicaron a LAVOZ fuentes de la Policía Nacional, tras lo cual quedó restablecida la normalidad. No hubo heridos ni detenidos.

No obstante, las Fuerzas de Seguridad desplegaron durante todo el día de ayer un dispositivo para mantener el orden público en la ciudad, incluso por aire dada la calma tensa existente.

En las redes circulaba ayer una supuesta foto del agente de Aduanas del Peñón implicado en el suceso. «Este es el h..de p… que le ha quitado la vida al hombre. Que se difunda. Que lo revienten», señalaba el mensaje. La Policía de Gibraltar ha abierto una investigación de lo ocurrido y el cuerpo del fallecido permanecía ayer en el Peñón para ser sometido a una autopsia.

El ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, transmitió sus condolencias a la familia de la víctima mortal y expresó su solidaridad al alcalde de la Línea de la Concepción. Además, prometió una investigación completa sobre las circunstancias del incidente.

Picardo también expresó su preocupación por el estado de salud de los efectivos del Servicio de Aduanas de Gibraltar involucrados en el incidente, especialmente por la del agente que se lanzó «valerosamente» al mar para intentar un rescate.

Investigación

«Las circunstancias exactas que rodean este trágico incidente siguen sin estar claras, pero he transmitido mi más sentido pésame a la familia involucrada y al alcalde de la Línea de la Concepción. Este incidente evidencia la valentía de nuestros agentes de las fuerzas del orden y confirma nuestra decisión de invertir en nuevas embarcaciones que les proporcionen el entorno de trabajo más seguro posible en el que llevar a cabo sus peligrosas labores. Seguiremos invirtiendo en los recursos que necesiten para realizar su trabajo de forma segura», indicó en un comunicado.

Además, aseguró que Gibraltar ha enmendado considerablemente su legislación para reforzar los poderes de los agentes de las fuerzas del orden.

«Proporcionaremos tanta información como podamos y operaremos estrechamente con las fuerzas del orden españolas para garantizar que la familia del fallecido disponga de la máxima información posible sobre las circunstancias de este trágico suceso», agregó.

El alcalde de La Línea, Juan Franco, no se pronunció ni sobre el trágico suceso ni sobre los graves incidentes registrados en la ciudad. Sí lo hizo la ministra en funciones de Hacienda, María Jesús Montero, que estuvo ayer en Algeciras y que lamentó la muerte de este vecino de La Línea: «Todos lamentamos profundamente el fallecimiento de esta persona. Tenemos entendido que las autoridades gibraltareñas han abierto una investigación para esclarecer los hechos y estaremos en coordinación con ellas para conocer los resultados».

Por su parte, el Sindicato Unificado de Policía (SUP) expresó su temor a que la muerte de esta persona sea la chispa que provoque episodios violentos hacia las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, y volvió a denunciar que hechos como los de ayer demuestran que el principio de autoridad no ha quedado restablecido de forma completa en el Campo de Gibraltar.

La Policía de Gibraltar reconoció que estaba siguiendo de cerca los comentarios y videos que estaban siendo difundidos por las redes sociales y que está en contacto con las autoridades españolas.

Además aconsejó moderación e instó a la población a no caer en la trampa de participar en enfrentamientos en las redes sociales para no aumentar la tensión: «Aconsejamos al público que utilice sentido común y evite situaciones que puedan dar lugar a la confrontación», indicó en un comunicado.

Muerte de un policía

No es la primera vez que la lucha contra el contrabando provoca una muerte en el Campo de Gibraltar. Hace poco más de dos años, el policía local de La Línea Víctor Sánchez moría durante una persecución a contrabandistas.

El presidente de la coordinadora provincial contra la droga Nexos, Francisco Mena, lamentó la muerte de este vecino de La Línea y volvió a criticar que la lacra del narcotráfico y el contrabando en el Campo de Gibraltar no se erradica únicamente con presión policial, sino con medidas integrales de empleo y formación.

«Cualquier muerte no tiene justificación y ya llevamos unas cuantas en el Campo de Gibraltar, como la del Víctor Sánchez en La Línea. Tanto la muerte de este hombre como la del agente son muy dolorosas, eso por delante. Pedimos que se esclarezcan las causas de este trágico suceso y que se depuren responsabilidades si las hay con luz y taquígrafos».

Mena reconoció que en la zona hay una situación «de bomba contenida» que cuando hay cualquier detonante como éste salta por los aires. «Esto ocurre porque la solución que se ha estado dando no es la adecuada. Esto no se resuelve sólo con policía. Son necesarias otras medidas para que nuestros jóvenes no sean el caldo de cultivo del contrabando y el narcotráfico».