El ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, esta mañana en el Senado, antes de empezar el debate
El ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, esta mañana en el Senado, antes de empezar el debate - EFEABC

Las autonomías se incorporan a la negociación del Pacto Educativo en una Comisión del Senado

El ministro apoya la propuesta de las regiones de incorporar a la comunidad educativa a través de los Consejos Escolares

MadridActualizado:

Autonomías y ayuntamientos se incorporarán a la negociación del Pacto de Estado por la Educación, a través de la creación de una ponencia en el seno de la Comisión General de las Comunidades autónomas. Esta es una de las principales conclusiones de la primera reunión de las regiones para debatir sobre educación y es consecuencia de la aprobación de una moción conjunta presentada por PP, PSOE, POdemos y PNV.

El ministro ha aceptado esta iniciativa y también se ha mostrado dispuesto a abordar la incorporación de la comunidad educativa al pacto, a través de los Consejos Escolares; así como a la creación de un grupo de trabajo en el seno de la Conferencia de Presidentes. Méndez de Vigo ha pedido que todas las propuestas se unan en un único documento

El ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, ha pedido a las Comunidades autónomas no «hacer tabla rasa » de lo que hasta ahora se ha hecho en el sistema educativo y constuir un sistema «exnovo», en su primera intervención ante la Comisión General de las Comunidades Autónomas, que durante todo el día de hoy debaten en el Senado el Pacto Educativo. Méndez de Vigo ha planteado que, una vez que se alcance el Pacto de Estado, solo pueda ser modificado «por una mayoría cualificada y que esté acompañado por «un pacto presupuestario».

Las Comunidades socialistas le han pedido la creación de tres nuevos foros de debate: un grupo de trabajo en el seno de la Conferecia Sectorial para que las autonomias estén presentes en la negociación del pacto; la participación en el debate de los representantes del sector en el Consejo Escolar y una ponencia en la Comisión General de las Comunidades Autónomas. Por su parte, las regiones gobernadas por el Partido Popular han reclamado que este acuerdo recoja la libertad de los padres para elegir centro escolar

El Gobierno ha pulsado hoy la disposición de las autonomías para encontrar el cosenso a un pacto que se negocia en la Subcomisión del Congreso, pero el ministro ha querido que el Senado tambien su protagonismo.

Diálogo con altibajos

Méndez de Vigo ha tendido su mano para «construir unos cimientos «sólidos» de un nuevo sistema educativo «basado en el consenso». El ministro ha pedido «no gastar fuerzas en enfrentamientos banales que no van a ninguna parte», y ha precisado que aunque «el diálogo tenga altibajos» esa «es la senda por la que vamos a transitar».

Además, tras finalizar la primera parte de este largo debate, al filo de las dos y media de la tarde, el ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, realizó una primera valoración señalando que no se puede «regular absolutamente todo desde Alcalá, 34», en referencia a la sede del Ministerio. A tenor de las peticiones que le realizaron las regiones, se mostró partidario de tener en cuenta las diferencias entre las comunidades autónomas a la hora de negociar el Pacto de Estado.

Derogar la Lomce

La primera comunidad en tomar la palabra fue la del País Vasco y su consejera de Educación, Cristina Uriarte, pidió respeto a sus competencias en el Pacto de Estado, afirmando que «se habla de pacto pero se obvia nuestro ámbito competencial». En este sentido, redordó que la Lomce no respetó «la singularidad».

La representante de Cataluña,Meritxell Ruiz, coincidió con la consejera vasca a la hora de respetar la «diversidad» en el Pacto de Estado, al entender que la «Lomce no tuvo consenso».

Desde Galicia, el consejero de Educación, Román Rodríguez, subrayó que esta comunidad «quiere sumar» y abogó por la necesidad de realizar un «reconocimiento educativo y social a la Formación Profesional». El responsable gallego también pidió «mecanismos para prestigiar la formación de los docentes».

Andalucía le propuso al ministro que incorpore a la comunidad educativa a la negociación del pacto, a través del Consejo Escolar y a las comunidades autónomas, con la creación de un grupo de trabajo en el seno de la Conferencia Sectorial. La consejera de Educación, Adelaida de la Calle, considera que si se dejan atrás estos dos vértices se alcanzará un «pacto descafeinado y no funcionará». Finalizó su intervención reclamando la «derogación de la Lomce».

Grupo de trabajo

El consejero de Educación de Asturias, Genaro Alonso, se posicionó junto a Andalucía a la hora de reclamar la participación de las autonomías en el Pacto de Estado, a través de «un grupo de trabajo en el seno de la Conferencia Sectorial». Igualmente, se mostró partidario de «impulsar medidas para que la parte social y territorial participen en el acuerdo», reclamando «una posición generosa y proactiva del Gobierno». Asturias ofreció su «lealtad» para alcanzar el acuerdo.

Cantabria señaló que el nuevo pacto educativo «no se puede construir sobre los cimientos de la Lomce y debe sustentarse en un acuerdo político, social y territorial», señaló el consejero Ramón Ruiz.

Desde La Rioja, el consejero Alberto Galiana pidió «generosidad» para alcanzar el pacto y «capacidad de cesión». El titular de Educación reclamó «dar al profesorado el protagonismo necesario», poner en marcha una «carrera profesional nacional y la lucha contra el abandono escolar». Asimismo, apostó por la «libertad de elección de las familias» y por «construir ciudadanía española y europea». Finalmente, solicitó a las regiones «altura de miras» y pensar «en el interés general».

«Renunciar a lo que nos separa»

Murcia advirtió de que conseguir el acuerdo «supone renunciar a aquello que nos separa» y trabajar en lo que «nos une», señaló la consejera María Isabel Sánchez-Mora.

El consejero de Educación de Valencia, Vicent Marzá, subrayó en su intervención que «el pacto sera imposible sin una buena financiación» y reclamó «la participación de la comunidad educativa a través de los consejos escolares. Abrir las aulas al mundo real».

Castilla-La Mancha mostró su satisfacción porque ahora se esté intentando con «valentía y generosidad» el acuerdo y coincidió con el ministro en que «una ley sin financiación está condenada al fracaso. Hay que aprender del pasado», señaló el consejero de Educación, Ángel Felpeto. Como habían hecho hasta ahora las comunidades gobernadas por los socialistas, coincidió en reclamar la presencia de las autonomías en este pacto a través de la conferencia sectorial. Finalmente, ofreció la «leal colaboración».

Canarias se mostró partidaria de incorporar al pacto al «profesorado, estudiantado y la familia», poniendo como ejemplo el acuerdo alcazado en Canarias, según la consejera de Educación, Soledad Monzón.

Libro Blanco de la Educación

El consejero de Educación de Navarra, José Luis Mendoza, recordó que la Lomce «obvió» al conjunto de la comunidad educativa y que ahora es «el momento de recuperar el mayor consenso posible». En este sentido, cree que un buen punto de partida es «derogar» esta ley que, a su juicio, no provocaría «un vacío legal». El responsable educativo de la Comunidad Foral considera necesario elaborar un Libro Blanco de la Educación.

Extremadura también apostó por la «participación ciudadana, de los docentes y de todos los territorios en el pacto», aseguró la consejera de Educación, María Esther Gutiérrez. A su juicio, hay que derogar el decreto ley de racionalización del gasto público, en lo que afecta a a la educación. Igualmente, volvió a reclamar que se involucre en este acuerdo a los consejos escolares.

Para el consejero de Educación de Baleares, Martí Xavier March, la consecución de ese pacto sería «trascendente, significativo y fundamental y el punto de partida para las reformas constitucionales, políticas, socialseguró que «las comunidades somos clave el el pacto» y pidió el «reconocimiento del papel activo de las comunidades creando un grupo específico».

«Lealtad federal»

Finalmente, el consejero de Educación de la Comunidad de Madrid, Rafael Van Grieken, cerró el turno de intervenciones de la primera parte de esta jornada de debate. El consejero puso como ejemplo el pacto alcanzado en Madrid y señaló que hay que tener «altura de miras» para llegar al acuerdo. En relación al contenido del acuerdo de Estado, abogó por defender el «derecho de los padres a elegir el tipo de enseñanza que quieren para sus hijos».

La jornada de tarde se reuanudó con la intervención de Castilla y León. Esta Comunidad planteó la necesidad de «avanzar en la autonomía de los centros», según señaló el director general de Política Educativa Escolar, Ángel Miguel Vega, quién aseguró que venía a este debate «a sumar con lealtad federal».

Ceuta sacó a relucir el polémico asunto de las evaluaciones, subrayando que «lo que no se evalúa se devalúa» y que se deberían de realizar algún tipo de «evaluaciones» para «detectar las lagunas del sistema», afirmó el consejero de Educación, Javier Celaya.

El consejero de Educación de Melilla, Antonio Miranda, se mostró dispuesto a seguir «colaborando con el Ministerio de Educación» en la mejora de la educación en Ceuta en cuestiones como las ayudas a los comedores escolares y a la contratación de profesores.

Temas vitales

Finalmente, la consejera de Educación de Aragón, María Teresa Pérez, pidió «estar a la altura de lo que la sociedad demanda y necesita» y abogó por realizar entre todos un «ejercicio de responsabilidad», tener altura de miras y ponernos de acuerdo en los temas vitales».

Tras la intervención de las comunidades tomaron la palabra los senadores inscritos en el Registro de Oradores: Josep Lluís Cleries, María del Mar del Pino, Tomás Marcos, Mirella Cortés y Severa González. Posteriormente se inició el turno de los portavoces de los Grupos Parlamentarios.