Economía

El Gobierno monta dos equipos para negociar la fiscalidad

Montoro discute el techo de gasto con el PSOE y De Guindos los impuestos con C's

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, acompañada por los ministros de Economía y Competitividad y de Hacienda, Luis de Guindos (i) y Cristóbal Montoro
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, acompañada por los ministros de Economía y Competitividad y de Hacienda, Luis de Guindos (i) y Cristóbal Montoro - EFE

Dos equipos y dos maneras muy distintas de negociar. Pero un mismo objetivo, pactar medidas fiscales con los partidos de la oposición para garantizar que se cumplan los compromisos con Bruselas. Así lo ha decidido el Gobierno de Mariano Rajoy y así se han podido poner ya en marcha las negociaciones con PSOE y Ciudadanos.

Según ha podido saber ABC, el ministro de Hacienda y Función Pública, Cristobal Montoro, lleva días negociando con los representantes del PSOE para asuntos económicos: Pedro Saura y Valeriano Gómez. Sobre la mesa, el techo de gasto, prioridad absoluta para el titular de Hacienda y para los socialistas, además de un conjunto de medidas fiscales.

Sobre el primer punto, fuentes socialistas aseguraron a este periódico que, de momento, las posiciones «están muy alejadas, porque el ministroplantea rebajar «en varios miles de euros de euros el techo de gasto, algo que es inaceptable para nosotros». Y si bien tampoco están dispuestos, «en ningún caso», a apoyar los Presupuestos para 2017, sí apoyarán al Gobierno «si se flexibiliza la regla de gasto para las comunidades autónomas».

Mientras, desde Economía, explican que la ronda de negociaciones también se ha montado para «plantear un conjunto de medidas fiscales, que cumpla con lo comprometido con Bruselas». En la parte de ingresos –dicen las fuentes del Ministerio de Hacienda–, no se va a tocar IVA ni IRPF, y se harán los ajustes en aquellas figuras tributarias que no dañen la fortaleza de la recaudación tributaria. No se tocarán los elementos esenciales del impuesto de Sociedades, pero sí pueden revisarse algunas deducciones, especialmente aquéllas cuya reforma consolide la corrección de los desequilibrios macro. Y es posible que se revisen algunos impuestos especiales menores, para profundizar en la corrección del sistema fiscal de determinadas actividades que tienen efectos externos negativos».

Desde Ciudadanos, reunidos también estos días con el ministro de Economía, Luis de Guindos, ayer se trasladaba «mucha preocupación» por la fórmula escogida por el Ejecutivo para abordar la negociación presupuestaria, que a su juicio está entorpeciendo el entendimiento. "Ahora mismo no hay ninguna propuesta en firme encima de la mesa", aseguran fuentes conocedoras de las conversaciones. Los de Albert Rivera, que designó hace días a su equipo negociador (Luis Garicano, Toni Roldán, Francisco de La Torre y José Manuel Villegas), confirman que "hay contactos con Economía y Hacienda pero por separado".

Desde el grupo parlamentario se asegura que este esquema impide hablar de contactos sustanciales: "No hay una negociación. Si no se pueden sentar juntos no sabemos cómo vamos a sentarnos todos". Ya antes de la formación de Gobierno, desde el partido naranja se trasladaba en conversaciones privadas su preferencia por unificar las carteras de Economía y Hacienda. Estos primeros contactos dicen estarles sirviendo para corroborar que "entre ellos no se ponen de acuerdo".

Si el PSOE no cambia su postura, la única vía de acuerdo pasa por un acuerdo con Ciudadanos al que puedan sumarse el PNV y los diputados de Coalición Canarias y Nueva Canarias. Y por el momento en la formación naranja se ven lejos del acuerdo tras escuchar algunas "pildoras" en esos primeros contactos. Desde la formación se asegura que en esas conversaciones el Gobierno "ha hablado de subir el IVA a la hostelería y al turismo". Algo que desde Economía no confirman: "El IVA al turismo no se tocará" dicen.

En la formación naranja se plantean dos líneas rojas en esta eventual negociación: "no subir el IVA ni el IRPF ni hacer recortes en Educación y Sanidad". Ciudadanos ambiciona además que se puedan incluir en el Presupuesto las partidas de su acuerdo con el PP y que para el año 2017 cuentan con un plan de gasto social cercano a los 5.000 millones de euros. Tampoco quieren en Ciudadanos subir los impuestos especiales, pero en privado ya se reconoce que en este campo puede haber más margen para "subir alguno".

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios