Cinco razones por las que Dragon Ball Super no está siendo el éxito que debería
En la imagen de presentación de «Dragon Ball Super» ya se aprecian la vagancia de la productora
Series

Cinco razones por las que Dragon Ball Super no está siendo el éxito que debería

La nueva serie animada de Akira Toriyama va tan mal, que merece cancelarse

Actualizado:

La nueva serie animada de Akira Toriyama va tan mal, que merece cancelarse

123456
  1. ¿Qué pasa con Dragon Ball Super?

    En la imagen de presentación de «Dragon Ball Super» ya se aprecian la vagancia de la productora
    En la imagen de presentación de «Dragon Ball Super» ya se aprecian la vagancia de la productora

    El anime es un género cuyo público mayoritario está compuesto por adolescentes o aficionados de más edad que crecieron disfrutando de este tipo de obras. Sin embargo, pertenezcas a un grupo u otro de los expuestos, hay obras que resultan universales y que todo el mundo conoce. «Dragon Ball» es una de ellas.

    Es por esa razón que el anuncio de una nueva serie sobre «Dragon Ball» causo tanto revuelo, y ahora, después de que se hayan emitido algunos episodios de dicha serie, aquellos que la esperaban con ansias se encuentran bastante desilusionados.

    ¿Pero qué es exactamente lo que está pasando con «Dragon Ball Super»? Personalmente, ignoro qué es lo que está pasando por la mente de Akira Toriyama (el creador de los personajes) y de los productores, pero lo cierto es que estamos ante uno de los despropósitos mas importantes que se han vivido en el mundo del anime en años.

    A continuación os enumero cinco puntos que están convirtiendo «Dragon Ball Super» (así se llama la nueva serie) en un auténtico desastre, ya seas fan o no.

  2. Reescribiendo la historia

    Mientras que en la película animada el dios de la destrucción despierta de su sueño, en Dragon Ball Super, Beeru se lleva años visitando diferentes planetas y probando jugosos platos de la gastronomía intergaláctica
    Mientras que en la película animada el dios de la destrucción despierta de su sueño, en Dragon Ball Super, Beeru se lleva años visitando diferentes planetas y probando jugosos platos de la gastronomía intergaláctica

    En los últimos meses, Akira Toriyama había publicado una serie de historias que cambiaban las bases de ciertos acontecimientos considerados canónicos en su serie más exitosa. Pese a eso, muchos le restamos importancia, pero tras destrozar por completo la continuidad de otra de las extensiones de Dragon Ball (en concreto, hablo de GT, una serie que Toriyama repudiaba), ahora está haciendo lo propio con las últimas dos películas animadas en las que ha trabajado directamente.

    Muchos dirán que las películas de «Dragon Ball »están desvinculadas de la línea argumental principal (sobre todo las primeras con Goku de pequeño), pero considerando que en esta nueva serie se está recontando lo mismo que se pudo ver en cines el año pasado, y que prácticamente es igual, resulta un tanto estúpido que se cambien ciertos acontecimientos.

    Entre estos acontecimientos a los que me refiero, está la forma en la que Goku se encuentra con el dios de la destrucción Beeru y como acaban enfrentándose, algo que en la película «La Batalla de los Dioses» se ventila en una hora y poco, y que en la serie ya ocupa ocho episodios.

  3. Dibujo pésimo

    No, esto no es un MEME, es una captura del episodio 5 de «Dragon Ball Super»
    No, esto no es un MEME, es una captura del episodio 5 de «Dragon Ball Super»

    Otro de los asuntos que ha llamado la atención es el acabado grafico de la serie. Mientras que en «Dragon Ball GT» (una serie que explora el futuro de Goku sin la bendición de Toriyama) y en «Dragon Ball Z Kai» (una remasterización de la serie original) disfrutábamos de una producción excelente y unos dibujos barbaros, en «Dragon Ball Super» no podemos decir lo mismo.

    No sabemos si esto es debido a que la crisis económica también ha podido tocar a los estudios japoneses, o que simplemente se está intentando economizar todo el show en pos de hacerla más larga, pero desde el capítulo uno ya se veía poco interés en las ilustraciones y animaciones.

    Esto que en un principio se podría dejar pasar de largo, ha llegado a niveles penosos a partir del capítulo 5, en el cual vemos plasmados a Goku y sus rivales con un nivel digno de un niño de tres años, algo doblemente lamentable, ya que la escena estaba en la película de «La Batalla de los Dioses» con un calidad excelente.

  4. Personajes imbéciles

    El orgulloso príncipe Vegeta sufre vejaciones que no son propias de él
    El orgulloso príncipe Vegeta sufre vejaciones que no son propias de él

    Seamos sinceros. Los personajes de «Dragon Ball» (a excepción de Piccolo y Ten Shin Han) no han destacado por su inteligencia, pero en esta edición la cosa esta llegando a niveles insospechados.

    Tanto Goku, como Vegeta y el resto del elenco protagonistas parecen afectados por algún tipo de enfermedad mental que los ha vuelto más bobos de lo normal, y aunque se puede entender que la serie no está pensada precisamente para un público adulto, es sangrante ver como la productora se ha olvidado del grueso de seguidores que tiene la serie, los cuales, superan de sobra los 30 años de media.

  5. Guion inexistente

    Tener que volver a ver a Kaioh reconstruir su casa por enésima vez es solo una muestra de la falta de ideas
    Tener que volver a ver a Kaioh reconstruir su casa por enésima vez es solo una muestra de la falta de ideas

    Si los personajes carecen de profundidad, los guiones también tienen los suyo. Dejando al margen los dos primeros capítulos, que nos recuerdan a la serie original, la trama principal no tiene interés ninguno.

    No solo por el hecho de que ya nos han contado la mayoría de la historia en un film animado que lleva dos años dando vueltas por el mundo, sino porque la trama no da más que para un par de gracietas de los personajes (casi todas centradas en los gustos gastronómicos de héroes y villanos), alguna escena de entrenamiento y un combate lamentable.

  6. Historia hiperestirada

    El tema del afán culinario de Beeru se estira tanto, que hasta Vegeta tiene que ponerse a cocinar, algo que no habíamos visto nunca
    El tema del afán culinario de Beeru se estira tanto, que hasta Vegeta tiene que ponerse a cocinar, algo que no habíamos visto nunca

    Incidiendo en el punto anterior, nos encontramos que lo que actualmente ocupa unos nueve episodios, se podía haber resumido en tres, y aunque es cierto que «Dragon Ball» ya nos tenía acostumbrado a ello, ahora el asunto es más grave.

    Para que os hagáis una idea de lo simple que es todo, os puedo decir que de los capítulos tres al siete, se pueden seguir perfectamente en japonés sin conocer el idioma, y es que a grandes rasgos, no se cuenta nada que no hayamos visto ya en la película anteriormente comentada.

    Dicho esto, habrá mucha gente que piense que quizás me he pasado, pero teniendo en cuenta que estamos ante una de las franquicias animadas más exitosas de todos los tiempos, era de esperar que los productores se esforzaran un poco más en ofrecer un producto decente. Sin embargo, y lejos de hacer lo que era deseable, han decidido seguir explotando la fórmula de las últimas dos OVAS (Original Video Animation) de «Dragon Ball», las cuales, pese a despertar enorme interés en el mercado, han sido recibidas con las peores críticas que nunca ha tenido la obra de Toriyama.

    ¿Intentarán arreglar algo de esto? Personalmente espero que sí, y en el caso de que no lo hagan, creo que, igual que pasara con «Dragon Ball GT», tendremos que borrar de nuestra mente estas nuevas historias, intentando quedarnos únicamente con la parte del anime que adaptaba la obra original impresa.