TURISMODiez hoteles para soñar en la provincia de Cádiz

Un recorrido, con parada y fonda, por algunos de los establecimientos más destacados y seductores de la provincia de Cádiz

CádizActualizado:12345678910
  1. Parador de Cádiz

    Impresionantes vistas desde la suite del Parador de Cádiz
    Impresionantes vistas desde la suite del Parador de Cádiz

    Los hoteles son refugios temporales que permiten visitar un monumento, una ciudad, acudir a una reunión de trabajo... En esta ocasión, cambiamos el enfoque para descubrir alojamientos que son un fin en sí mismo y no un pretexto. Hoteles con unas vistas que cortan la respiración, piscinas interminables y suites de ensueño, minimalistas unas, históricas otras. Te presentamos diez ejemplos que conseguirán que tu estancia en estos establecimientos permanezca felizmente anclada en la memoria. Hoteles deslumbrantes para soñar y recordar.

    Parador de Hotel Atlántico, en Cádiz

    Hay alojamientos urbanos que deben sacrificar las vistas panorámicas por ofrecer una ubicación céntrica. No es el caso del Hotel Atlántico. El Parador de Cádiz dispone de 14 suites decoradas es un estilo minimalista donde destacan materiales nobles como la piedra, el vidrio y la madera. Un lujo contenido en 62 m2 que se desborda cuando se abren las puertas y cortinas de la habitación. Es entonces cuando la luz del Atlántico inunda la estancia, penetra el sonido del mar y la mirada se pierde en el horizonte.

    Una de las suites más especiales es la 632 que permite contemplar el castillo de Santa Catalina, las piscinas del Parador y disfrutar de las puestas de sol. Las puertas plegables que dan a la terraza se abren completamente para dar continuidad entre la zona de habitación y la de relax: «Da la impresión de estar en un transatlántico». En la habitación, destaca la bañera de piedra de una sola pieza y la domótica que permite, entre otras funciones, que el aire acondicionado y calefacción que se apaguen al abrir las ventanas.

    El Parador de Cádiz está a un paso de la playa de La Caleta, sobre el océano Atlántico y el Parque del Genovés; a cinco minutos del Teatro Falla. Un hotel urbano que te sorprenderá por sus terrazas, sus diáfanas habitaciones, su exclusiva piscina y su relajante spa.

  2. Fairplay Golf & Spa Resort, en Benalup

    En el corazón de la provincia de Cádiz, muy cerca del Parque Natural Los Alcornocales y del Estrecho de Gibraltar, se encuentra el hotel Fairplay Golf & Spa Resort, un oasis para el descanso que invita a la desconexión.

    El complejo está rodeado de naturaleza y concebido como un típico pueblo andaluz donde el visitante puede pasear por empinadas callejuelas y típicas plazas. Cuenta con un campo de golf de 18 hoyos que está considerado uno de los más atractivos de Andalucía y que conjuga el verde intenso del green con vegetación mediterránea de acebuches, alcornoques, pinos y lentisco.

    Después de practicar deporte y pasear toca reponer fuerzas y, para ello, nada mejor que el restaurante Mar de Campo que cuenta con una amplia carta que permite elegir entre platos más sofisticados y productos de la gastronomía local como las carnes de ternera retinta de La Janda y el atún de almadraba. Otra opción es visitar Hoyo 19, un espacio a picar algo o brindar en un bar-terraza con vistas al green y la calle del 18.

    Y, si necesita una sesión extra de relajación, nada como dejarse mimar en un spa de más de 2000 m2 y que cuenta con reconocidos premios internacionales tanto por sus instalaciones, como por sus tratamientos.

  3. Hotel Duques de Medinaceli, en El Puerto

    El Hotel Duques de Medinaceli es una Casa Palacio vinculada a la alta aristocracia de España. La parte más antigua del edificio data de finales del S. XVII y el resto del inmueble es del S. XVIII.

    El hotel cuenta 19 suites decoradas con un mobiliario que puede contar su propia historia. Cada una de estas habitaciones tiene el nombre de los diferentes duques y duquesas del árbol genealógico de los Medinaceli.

    Uno de los rincones más auténticos la capilla de estilo mudéjar, presidida por un antiguo retablo dorado. Sin embargo, el mayor tesoro del Hotel Duques de Medinaceli es su Jardín Botánico, con una superficie de 5.000 m2 y calificado por la Junta de Andalucía como Bien de Interés Público. Este entorno consigue recrear el ambiente decimonónico de los hoteles aristocráticos, basado en la exquisitez. Son protagonistas de excepción el silencio, la intimidad, los aromas de los naranjos y la dama de noche.

  4. Hotel Royal Hideaway Sancti Petri, en Chiclana

    Un hotel para los amantes del sol, la playa y la atención al detalle. Trato exquisito, extensos jardines, piscinas, lagos naturales, bolera, cuatro restaurantes y una animada discoteca son algunas de sus cartas de presentación.

    Todas las habitaciones de este hotel situado en la urbanización de Novo Sancti Petri, junto a la playa de La Barrosa, son un auténtico lujo. La suite presidencial está decorada por el interiorista Juan Peña en tonos cálidos como el blanco roto, arena, gris, verde agua y azul cielo, que tiñen la estancia de claridad y serenidad.

    El estilo es moderno con muebles de diseño y de inspiración minimalista. No es un espacio sobrecargado ni barroco pero, desde luego, no es modesto pues cuenta con un impresionante salón-comedor, dos dormitorios de 135 m2 y una terraza de 200 m2 con piscina privada y barbacoa para disfrutar «a cuerpo de rey».

    Esta suite ha sido premiada los World Travel Awards 2017.

  5. Hotel Almenara, en Sotogrande

    Poniente y Levante se abrazan en Sotogrande, una localización única donde lo exclusivo se tamiza de cotidianidad. El Hotel Almenara se ubica discreto en una colina, rodeado de verde y con unas excepcionales vistas al Mediterráneo. El entorno es tranquilo pero a menos de 15 minutos en coche está el puerto deportivo lleno de bares y restaurantes.

    Las habitaciones son pequeñas villas, todas con balcón o terraza, diseñadas para disfrutar de las vistas de los jardines, el campo de golf o al mar.

    El hotel dispone de dos restaurantes y un moderno bar pero sin lugar a dudas su gran atractivo es el campo de golf, diseñado por el que fuera jugador de la Ryder Cup, Dave Thomas, cuenta con 27 hoyos y los jugadores pueden completar tres circuitos distintos de 18 hoyos.

    Además, hay spa, gimnasio y piscina al aire libre. Una elección ideal tanto para ir con niños o en pareja, siempre que se busque tranquilidad.

  6. Hotel Playa de la Luz, en Rota

    Paredes de un blanco inmaculado, sencillez y una ubicación imposible de mejorar sobre la playa de Puntalillo hacen del hotel Playa de la Luz un imprescindible para los amantes del mar. Se puede decir que «las olas rompen en la fachada de este hotel con encanto» pero, además, a unos minutos se localizan la playa de La Costilla, El Rompidillo, Punta Candor y Los Corrales.

    El hotel tiene 219 habitaciones, de las cuales 19 son dobles superiores y se encuentran en su mayoría en la primera planta, mirando a la piscina o al patio de los Quintero. La camas son muy grandes y las habitaciones, acogedoras y espaciosas, tienen un precio muy ajustado.

  7. La Casa del Califa, en Vejer

    Un pequeño y confortable hotel en el corazón de la villa medieval de Vejer que solo con su nombre evoca a su legado árabe. Patios, pasillos, pasadizos y escaleras se entrelazan en un complejo que cuenta con seis salidas a dos calles, ocho habitaciones decoradas de forma diferente, un restaurante que sorprende por su original carta y por la mezcla de ambientes: tiene jardín, aljibe y un salón abovedado.

    La suite África destaca por ser una habitación tipo loft de 50 m2 con vistas al mar y una inmensa cama. Tiene, además, una bañera de hidromasaje, ducha separada y una doble fachada con vistas también a la Plaza de España.

  8. Hotel V... en Vejer

    ... es un alojamiento que bien podría ser heredero de la célebre frase atribuida a Julio César: «Veni, vidi, vici». Imposible hospedarse en él sin ser conquistado por sus encantos. El hotel, una finca del S.XVII meticulosamente restaurada, se ubicada en el punto más elevado de este hermoso pueblo blanco gaditano. V... consta de una docena de habitaciones elegantemente terminadas con suelos radiantes y acabados de lujo.

    Los más afortunados (encontrar reserva en temporada alta es prácticamente imposible) podrán disfrutar de una suite exclusiva con vistas panorámicas de la comarca de la Janda desde la cama y el baño, y con terraza privada.

  9. Barceló Montecastillo Golf, en Jerez

    Junto al Circuito de Motos de Jerez, a media hora de la playa, a 10 minutos del aeropuerto y a una hora del de Sevilla. Montecastillo es un cinco estrellas de lujo pero al alcance de muchos bolsillos.

    Las suites, de estilo clásico y elegante, disponen de una amplia terraza, vestidor, bañera de hidromasaje y salón independiente. Están localizadas en los pisos más altos, para disfrutar de espectaculares vistas al campo de golf del hotel y a la campiña jerezana.

    El hotel cuenta con un espectacular complejo deportivo, que incluye el uso gratuito de un campo de golf de 18 hoyos, pistas de pádel y dos campos de fútbol c. A ello hay que sumar, su oferta gastronómica y centro de spa de 1.400 m2.

  10. Dos Mares, en Tarifa

    El pintoresco y colorido Dos Mares hunde sus raíces en la arena de la playa salvaje de Los Lances.

    El complejo tiene una amplia variedad de habitaciones dobles, cabañas y bungalows con vistas a la playa o al jardín. La Junior Suite, con un espacio abierto tipo chillout, brilla por la terraza que tiene vistas al Estrecho: «Los días despejados se puede contemplar hasta Marruecos».

    Ubicado a escasos kilómetros de Tarifa, el hotel hace gala de su pasión por el Levante y cuenta con una reconocida escuela de windsurf y kitesurf que ofrece cursos para todos los niveles. Dispone de pista de tenis y paddle, gimnasio, restaurante, cafetería y bar. Además, admite mascotas.