Los últimos cuatro años han sido los más cálidos desde que hay datos

La OMM concluye que la temperatura media mundial de 2018 fue un grado superior a la época preindustrial

MadridActualizado:

Desde 2015, las temperaturas que ha registrado el planeta han sido las más cálidas observadas desde que existen registros, es decir, desde 1850, según ha confirmado este miércoles la Organización Meteorológica Mundial (OMM). Tanto en la superficie terrestre como en los océanos, el ritmo al que se está produciendo este calentamiento es «excepcional», según la agencia de la ONU.

El año pasado, la temperatura del planeta fue de aproximadamente 1ºC sobre la época preindustrial, un cifra por debajo del récord del año 2016, de 1,2º, que estuvo marcado por el fenómeno climático El Niño, que impulsó esta cifra. En 2015 y 2017 han estado en torno al 1,1º. Por ello, la OMM cree que los datos muestran una tendencia preocupante y un «claro signo» de la relación entre cambio climático a largo plazo y las concentraciones de gases de efecto invernadero, según expresó en una nota de prensa.

«La tendencia de la temperatura a largo plazo es mucho más importante que la temperatura de cada año y esa tendencia es al alza», ha manifestado el secretario general de la OMM, Petteri Taalas. Según los datos de la agencia, los 20 años más cálidos de los que se tienen datos se han registrado en los últimos 22 años.

Sin embargo, las temperaturas son solo una parte del problema, ya que ese calentamiento provoca cambios en el sistema climático. Hoy todos los modelos científicos concuerdan en que, al superar el umbral de 1,5 o 2 grados de calentamiento, el planeta entrará en procesos irreversibles de cambio e inestabilidad.

«Muchos de los fenómenos meteorológicos extremos corresponden plenamente a lo previsible en una situación de evolución del clima. Se trata de una realidad a la que tenemos que hacer frente. La reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y las medidas de adaptación al clima deberían gozar de máxima prioridad a nivel mundial», ha dicho Taalas, quien ha destacado que en 2018 los fenómenos meteorológicos extremos «afectaron a numerosos países y a millones de personas, y tuvieron repercusiones devastadoras para las economías y los ecosistemas».

La OMM publicará el próximo mes de marzo su «Declaración sobre el estado del clima mundial en 2018» que presentará un panorama completo de la variabilidad y las tendencias de temperatura, los fenómenos de fuerte impacto y los indicadores clave del cambio climático a largo plazo, como el aumento de las concentraciones del dióxido de carbono, la situación del hielo marino en el ártico y en la Antártida, el aumento del nivel del mar y la acidificación de los océanos.