El ministro de Educación de Francia, Jean Michel Blanquer, y la ministra española, Isabel Celaá
El ministro de Educación de Francia, Jean Michel Blanquer, y la ministra española, Isabel Celaá - ABC

Suiza considera «desorbitada» la oferta española

El lunes se decide en París el país que albergará esta institución

Corresponsal en GinebraActualizado:

El próximo lunes en París (Francia) el Consejo Ejecutivo de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), reunido hasta el 17 de abril, decidirá sobre el futuro de la Oficina Internacional de Educación (OIE), un pequeño organismo creado por Suiza, en 1926, que, desde 1969, se encuentra dentro de la órbita de Naciones Unidas.

Los responsables de la Unesco tendrá que diseñar el futuro de un organismo en declive, al que aspira España con una oferta económica, seis millones de dólares, que fuentes del Gobierno suizo consideran «desorbitada».

Durante los últimos años las actividades de la OIE han ido perdiendo relevancia y se han ido reduciendo progresivamente hasta el punto de que, actualmente, tiene una pequeña plantilla de sólo quince personas las cuales trabajan en unas oficinas que ocupan el ala de un edificio, situado en el barrio de las organizaciones internacionales, que alberga a otra de las agencias especializadas de las Naciones Unidas (ONU).

Fuentes del Departamento Federal de Asuntos Exteriores (DFAE) aseguraron a ABC que «desde hace más de diez años, la OIE, lucha para sobrevivir y que, desgraciadamente, Suiza se ha quedado sola para financiarla. Las autoridades helvéticas llevan años pidiendo que el mandato de este organismo sea revisado sin obtener respuesta», precisaron.

Atraviesa dificultades

De acuerdo con el DFAE, «a finales de 2017 y debido a la situación por la que atravesaba la OIE, Suiza desvió los medios financieros destinados a la misma hacia otros organismos que se ocupan de temas de educación en el seno de la Unesco. Decisión que refleja no sólo el disfuncionamiento crónico de esta oficina sino también la falta de interés que los demás países de la Unesco mostraban hacia sus actividades».

El pasado mes de febrero, Suiza y Portugal pusieron sobre la mesa una propuesta de revalorización estratégica de la OIE según la cual el organismo seguiría manteniendo su sede en Ginebra ya que en esta ciudad se encuentran las principales agencias especializadas de la ONU que se ocupan de temas de máximo interés para la misma como migraciones, derecho humanitario, trabajo, economía, comercio o desarrollo.

Esta fuente gubernamental afirma que «al presentar esta propuesta Suiza consideró las dificultades por las que atraviesa la OIE y recordó que la respuesta a los problemas de este organismo pasa por una reflexión de fondo». Además, aseguró que si el proyecto presentado junto con Portugal llega a ser adoptado, estará dispuesta a apoyar financieramente la transición», agregaron las mismas fuentes.