He Jiankui - Vídeo: Un científico chino afirma haber creado los primeros bebés modificados genéticamente

Polémica moral tras el anuncio de los primeros bebés modificados genéticamente

Un científico chino manipula el ADN de Lulu y Nana, dos gemelas que fueron manipuladas tras su concepción para no contraer el virus del sida

Corresponsal en PekínActualizado:

El «mundo feliz» que imaginara Aldous Huxley podría haber empezado ya en China. Al igual que en su famosa novela de ciencia-ficción, ya han visto la luz los dos primeros bebés modificados genéticamente. Nacieron hace varias semanas y son dos gemelas que se llaman Lulu y Nana, según ha anunciado un científico chino, He Jiankui, en unos vídeos difundidos en Youtube. Aunque su investigación no ha podido ser corroborada todavía, el portal de noticias científicas MIT Technology Review informaba el domingo de que He, profesor de la Universidad del Sur de Ciencia y Tecnología (ubicada en Shenzhen), había modificado embriones humanos antes de introducirlos en el útero de la madre por fecundación in vitro. Para ello, había utilizado una tecnología de modificación genética denominada CRISPR-casp9, que básicamente consiste en cortar y pegar el ADN.

G. G. SIMÓN
G. G. SIMÓN

Su objetivo, según cuenta el profesor He en su vídeo, era borrar el gen CCR5 para impedir que los bebés pudieran contraer el virus del sida, que porta su padre, llamado Mark para ocultar su identidad real.

«Justo después de introducir el esperma del marido en los óvulos de la madre (llamada Grace), añadimos también una proteína e instrucciones para una cirugía genética. Cuando Lulu y Nana eran solo una célula, esta cirugía eliminó la puerta a través de la cual entra el VIH e infecta a la gente. Unos días después, antes de devolver a Lulu y Nana al vientre de su madre, comprobamos cómo había ido la cirugía genética con una secuencia total del genoma. Los resultados indicaron que la cirugía había funcionado de forma segura, como era nuestra intención», explica el profesor He en el vídeo. A su juicio, «no se ha cambiado ningún gen, excepto uno para impedir el contagio del VIH», y las niñas «han nacido tan sanas como cualquier otro bebé».

Consciente de su polémico logro, que ha sido criticado por numerosos científicos por los dilemas morales que plantea, He Jiankui insiste en que «esta cirugía genética solo es y solo debería ser para curar». Por ello, deja claro que «mejorar el coeficiente intelectual o seleccionar el color de los ojos no es lo que unos padres querrían. Eso debería estar prohibido». Y, aunque reconoce que su trabajo será «controvertido», se muestra «dispuesto a aceptar las críticas» porque «las familias necesitan esta tecnología».

Rechazo internacional

Tal y como se imaginaba, su hallazgo ha desatado un terremoto en el mundo científico, tanto en China como en otros países. Para empezar, su universidad le ha suspendido de sueldo, según informa Reuters, pero al parecer llevaba ya en excedencia desde febrero. Mostrando su rechazo, un grupo de 122 científicos han firmado un comunicado contra el profesor He, que habría llevado a cabo este proyecto con el apoyo del Hospital Harmonicare de Shenzhen, según recoge AP. Con la ayuda de una ONG que ayuda a los seropositivos, habría reclutado a ocho parejas portadoras del virus del sida que querían tener hijos, pero se enfrentan a numerosos problemas por la discriminación que hay en China contra estos enfermos.

Formado en las universidades de Rice y Stanford, en Estados Unidos, He Jiankui, apodado JK, había regresado a China dentro de un programa para captar a los científicos que habían estudiado en el extranjero o emigrado. Además de trabajar en la Universidad del Sur de Tecnología y Ciencia, donde ha investigado con embriones de monos, ratones y humanos, dirige dos empresas genéticas en Shenzhen y cuenta con colaboradores estadounidenses. Uno de ellos es su relaciones públicas, con quien ha preparado una campaña para anunciar sus investigaciones.

Como hoy martes empieza en Hong Kong una conferencia internacional sobre el genoma humano, se espera que el profesor He dé más detalles sobre su trabajo. Aunque clama que su manipulación genética solo pretende curar, ha abierto la caja de Pandora de los dilemas morales.