El portavoz de Cs en el Parlamento balear, Xavier Pericay, en una reciente intervención
El portavoz de Cs en el Parlamento balear, Xavier Pericay, en una reciente intervención - ABC

Cs pide que se retire de las aulas de Baleares un libro de Lengua Catalana por su «adoctrinamiento»

Un informe realizado por un profesor de Secundaria denuncia la existencia de numerosas «manipulaciones históricas» en el volumen de Bachillerato cuestionado ahora por la formación naranja

Actualizado:

El portavoz de Cs en el Parlamento balear, Xavier Pericay, ha reclamado este martes la intervención de la Alta Inspección Educativa para instar a la Consejería de Educación del Gobierno balear a que retire de los centros escolares isleños el libro de Lengua Catalana y Literatura de 1º de Bachillerato de la Editorial Anaya, por su presunto «adoctrinamiento». Pericay ha hecho esta petición después de que haya sido publicado un informe realizado por el filólogo y profesor de Educación Secundaria Julián Ruiz-Bravo en relación al contenido de dicho libro, en el que se denuncian diversas «manipulaciones históricas». El informe había sido encargado previamente por la propia formación naranja.

Los cuatro objetivos del citado libro de texto serían, según Ruiz-Bravo, identificar Baleares con Cataluña, afirmar el «espíritu nacional» de los territorios de habla catalana, ofrecer una visión victimista de Cataluña y de la lengua catalana, y explicar la «minorización» del catalán como una consecuencia de decisiones y hechos políticos. El informe tiene 28 páginas en total y consta de tres partes. La primera parte es una referencia a la representatividad de la muestra, en donde se indica que del total de 82 centros que en Baleares imparten ESO y Bachillerato, 23 centros públicos o concertados tienen como libro de texto el de Lengua Catalana y Literatura de la Editorial Anaya. La segunda parte del informe es un resumen de su contenido y la tercera parte es un análisis pormenorizado, con ejemplos concretos, de las «alteraciones históricas» detectadas.

En el citado resumen, el profesor Ruiz-Bravo denuncia que en el libro analizado «los condes de Barcelona se convierten en reyes», que «la Corona de Aragón se convierte en confederación catalanoaragonesa» y que «la dinastía de la Corona de Aragón pasa a tener una numeración de dinastía catalana». Asimismo, critica que la repoblación medieval de Baleares y de Valencia, «en que participan cristianos de diversos reinos», se convierta en «repoblación exclusivamente catalana». También cuestiona el uso de «términos políticos y geográficos propios del siglo XX a épocas históricas en que no tienen ningún sentido», como por ejemplo emplear «Illes» en vez de «Baleares» a partir de 1715 o «inventar que Carlos V y Napoléon, en la Guerra de Independencia, declararon "oficial" el catalán».

Diversas «alteraciones»

El profesor Ruiz-Bravo también reseña otras «alteraciones» descubiertas, como por ejemplo que el contexto histórico de Baleares se limita «exclusivamente» al ámbito catalán, que se minusvalora la presencia de otras lenguas —el árabe y el castellano— en el Archipiélago durante la Edad Media o que se traslada el origen del concepto romántico del «espíritu nacional» al Medievo, «inventando cantares de gesta escritos en catalán de los que no existe ningún texto».

El citado docente critica además que se considere el avance del castellano en Cataluña, Valencia y Mallorca «como algo negativo». En relación a los denominados Decretos de Nueva Planta, que según varios historiadores habrían prohibido el uso del catalán a principios del siglo XVIII, el mencionado informe considera que en el libro de 1º de Bachillerato de Lengua Catalana y Literatura de Anaya no se explicaría adecuadamente el contenido real y la aplicación de los citados decretos. A todo ello habría que añadir que en el libro de texto analizado se establece como «dogma» la «prohibición del comercio con América para los territorios de la Corona de Aragón».

Además, otras inexactitudes estarían relacionadas con que se relacionan diversas decisiones políticas tomadas en España entre los siglos XV y XIX con una supuesta «marginación del catalán». Así, se adjudica a la división de España en provincias «el efecto de minorización» de la lengua catalana o «se inventan prohibiciones al uso del catalán» en la Constitución de 1812. Por último, se denuncia que en el libro de texto ahora cuestionado «pocas veces aparece Corona de Aragón y España, negando el término España a toda época anterior al siglo XVIII» o que se ocultan «los aspectos positivos» de la historia común desde los Reyes Católicos. A continuación, en la tercera y última parte del informe, Ruiz-Bravo pone ejemplos concretos de todas las «alteraciones» descubiertas.

Un informe «concluyente»

«El informe es riguroso, exhaustivo y concluyente sobre la existencia de adoctrinamiento en los centros de Baleares», ha denunciado el portavoz de Cs en el Parlamento balear. En ese sentido, Pericay ha reclamado que «se retiren estos libros de las aulas para que nuestros hijos dejen de ser educados con manuales que tergiversan la historia». Asimismo, ha censurado que «estos libros de la Editorial Anaya dan un enfoque absolutamente ideologizado, lleno de falsedades y manipulaciones con el objetivo de hacer creer a nuestros jóvenes que la historia es otra de la que fue».

En este contexto, Pericay ha indicado que «estos manuales tienen el objetivo de hacer creer que existe un proyecto de Cataluña anterior incluso a su existencia, un proyecto imperial que remite a los llamados Países Catalanes, en los que se incluye a Baleares». Finalmente, el portavoz de Cs ha manifestado que «hay una voluntad expresa de justificar, a través de la tergiversación de la historia, la unidad política de los llamados Países Catalanes».