Jack Phillips en su pastelería en en Lakewood, Colorado
Jack Phillips en su pastelería en en Lakewood, Colorado - Reuters

El pastelero que se negó a preparar una tarta para una pareja gay rechaza ahora a una mujer transgénero

Jack Phillips ha denunciado al estado de Colorado después de que este dictaminara que había discriminado a Autumn Scardina, que quería un pastel para celebrar su séptimo aniversario como mujer

Actualizado:

El pastelero que alegó motivos religiosos para no preparar una tarta de boda a una pareja homosexual ha interpuesto una demanda al estado de Colorado (EE.UU.), después de que este dictaminara que había discriminado a una mujer transgénero, han informando medios de comunicación locales.

Los abogados del repostero, Jack Phillips, interpusieron una demanda este martes en la que afirman que Colorado está «en una cruzada para aplastarlo» por sus creencias religiosas.

El pasado 28 de junio, la Justicia estatal encontró una causa probable de que el pastelero había discriminado a Autumn Scardina al negarse cocinar para ella un pastel con el fin de celebrar «el séptimo aniversario» de su transición de hombre a mujer.

Esto ocurrió casi dos meses después de que el Tribunal Supremo fallara a favor de Phillips, que había sido denunciado por una pareja gay por negarse a preparar un pastel nupcial alegando que chocaba con sus convicciones religiosas cristianas.

La demanda del pastelero al estado de Colorado sostiene que, «después de que Phillips se defendiese hasta la Corte Suprema de Estados Unidos y ganase, pensó que la hostilidad de Colorado hacia su fe había terminado. Estaba equivocado».

«Colorado ha renovado su guerra contra él embarcándose en otro intento de enjuiciarlo, en conflicto directo con el fallo del Tribunal Supremo a su favor. Esta demanda es necesaria para detener la continua persecución de Phillips por parte de Colorado», continúan los abogados.

Respaldado por la Corte Suprema

En el caso de la pareja gay, el alto tribunal apoyó al pastelero por siete votos a favor y dos en contra, alegando que los procedimientos legales en Colorado habían mostrado una hostilidad hacia los puntos de vista religiosos de Phillips.

Sin embargo, la opinión era limitada, aplicada solo a los hechos específicos de ese caso. El tribunal no dictaminó si los dueños de negocios pueden invocar objeciones religiosas para rechazar el servicio a personas LGBTQ.

El caso dirimido en junio respondió al de Charlie Craig y David Mullins, que en julio de 2012 acudieron a la pequeña pastelería de Phillips llamada Masterpiece Cakeshop en Lakewood (Colorado) para encargar su tarta nupcial, pero el pastelero rechazó el encargo dada su condición sexual.