Así es el nuevo plan para rescatar del pozo a Julen

Los técnicos deciden perforar dos túneles verticales, uno a cada lado, para acceder al pozo donde cayó el niño de Málaga

Rescate de Julen, el niño atrapado en un pozo de Málaga, en directo

ABC
MADRIDActualizado:

Los técnicos que integran el dispositivo de rescate del pequeño Julen han decidido practicar dos túneles verticales, uno a cada lado, del estrecho pozo por el que cayó el niño de dos años el pasado domingo en Totalán (Málaga).

Así lo ha anunciado este jueves el representante del Colegio de Ingenieros y Caminos de Málaga, Ángel García, quien ha explicado también que ya se ha conseguido rebajar en 15 metros el nivel del cerro, la mitad de lo que se prevé hacer.

García ha explicado que durante el día y la noche de este jueves intentarán ejecutar la plataforma para empezar a perforar mañana por la mañana y que se puede trabajar en paralelo en las dos prospecciones verticales.

Ha indicado que esas perforaciones verticales de cincuenta metros, en situación de normalidad, podrían durar entre doce y dieciséis horas, plazo que podría variar en función del material que se encuentre.

Dos galerías horizontales más

Ha destacado que se pretende tener estos dos puntos de acceso vertical porque cada uno puede presentar estratos diferentes y, por tanto, velocidad de trabajo distinta para llegar al punto deseado y ha recordado que, además, habrá que practicar dos galerías horizontales de acceso al pozo en los que se pueden plantear los mismos problemas.

El representante de los ingenieros ha comentado que una obra de esta envergadura, en condiciones normales, duraría meses por la realización previa de estudios y anteproyectos.

Respecto a esas galerías verticales de conexión con el pozo, ha asegurado que estarán a una distancia de entre 3,5 y cuatro metros.

Dificultades técnicas

En cuanto al túnel horizontal, en cuya ejecución han surgido dificultades técnicas por la inestabilidad y dureza del terreno, ha resaltado que se ha barajado desviar la orientación de esa perforación y cambiarlo a un frente más estable.

Ha apuntado que en el pozo en el que cayó el niño hay ventilación y que a partir del tapón de tierra encontrado puede que exista una oquedad, que podría tener aire.

El técnico ha señalado que el material que se extrae para acometer el túnel horizontal se deposita en un lugar que podría aprovecharse para practicar otra galería en caso de que haya que seguir bajando de profundidad.

Derrame de tierra

Ha añadido que también se valorará la posibilidad de seguir succionando material sólido del pozo donde cayó el pequeño -tarea que se mantuvo hasta el miércoles al mediodía- y ha explicado que los movimientos en el terreno han implicado un derrame de tierra en el emboquillado de la perforación horizontal y hay que extremar la seguridad.

Respecto al hecho de que se pudieran producir lluvias en los próximos días, ha admitido que «siempre la lluvia condiciona bastante los trabajos, pero se intentará poner los medios adecuados».