Incendio cerca de Humaita - Reuters

Incendios AmazonasLos motivos de la increíble cifra de incendios en la Amazonía

Este año ya se han registrado más de 70.000 fuegos en la selva del Amazonas

ABC/Agencias
Actualizado:

Los incendios que se expanden en la Amazonía, con especial incidencia en Brasil pero también en Bolivia, disparan alarmas en el mundo por la importancia medioambiental del que es considerado como el mayor pulmón vegetal del planeta, la selva del Amazonas.

Estas son algunas claves de un paraíso ecológico que, en parte, está en llamas por causas no aclaradas, pero vinculadas a la sequía y la deforestación provocada por el ser humano, aunque según el presidente de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, algunas ONG pudieran haber provocado los incendios en el Amazonas.

¿Por qué ha saltado la alarma?

Los incendios en la selva han alcanzado un número récord este año, 72.843 por ahora. El aumento supone un aumento del 83% durante el mismo período de 2018, según el INPE, el Instituto Nacional de Investigación Espacial de Brasil. Y desde el jueves, el INPE dice que las imágenes satelitales detectaron 9.507 incendios forestales nuevos. Sin embargo, el clima está siendo normal en temperatura y las lluvias solo algo por debajo del promedio.

¿Por qué importa la deforestación del Amazonas?

Los incendios han aumentado en regiones con frontera agrícola en la cuenca del Amazonas, como Mato Grosso y Pará, estimulando la deforestación. Los fuegos forestales son comunes en la estación seca, pero también son provocados por agricultores que deforestan ilegalmente para después tener terrenos para la cría de ganado.

«Hay un aumento sustancial en los incendios, por lo que todo indica que la estación seca no es el factor predominante: si hubiera habido más sequía, habría sido mucho peor», dice Paulo Moutinho, investigador del Instituto de Investigación Ambiental en la Amazonía (IPAM) a la agencia AFP. «Los incendios siempre han sido humanos, el fuego se utiliza para limpiar áreas ya deforestadas, abrir senderos o preparar tierras para el cultivo. La falta de prevención significa que los incendios se extienden más, a un terreno que no estaba destinado a quemarse, y muy a menudo la lluvia lo extingue o terminan encontrando barreras de vegetación más densas y húmedas y autoextinguibles».

El papel de Bolsonaro

Las críticas se centran en Bolsonaro porque el aumento de los incendios se ha producido después de que haya prometido desarrollar la región amazónica para la agricultura y la minería. Muchos agricultores se sienten respaldados por la política del nuevo Gobierno y este año la tasa de deforestación se ha incrementado un 273%.

Además, cuando le preguntaron al presidente brasileño sobre la propagación de incendios, Bolsonaro rechazó las críticas y dijo que era la época del año de la «queimada» o quema, cuando los agricultores usan el fuego para limpiar la tierra. Ayer llegó a insinuar que sean las ONGs las que estén detrás del aumento de los incendios, «molestas» porque su Gobierno les retiró la financiación. Más tarde matizó que son sus conjeturas y que el Gobierno está investigando los fuegos que están devastando la selva del Amazonas.

¿Por qué es tan importante la Amazonia?

Es la mayor floresta tropical del mundo y representa poco más de la mitad del bosque húmedo que existe en el planeta, que junto con las plantas marinas es clave para la generación de oxígeno. Se extiende sobre 7,4 millones de kilómetros cuadrados, que son equivalentes al 5 % de la superficie total de la Tierra y a casi el 25 % del continente americano. Un 60 % de ese territorio está en suelo brasileño.

Además, la región atesora casi el 20 % de las reservas de agua dulce del planeta y el bioma amazónico contiene unas 30 mil especies de plantas vasculares, muchas de ellas con enormes calidades alimenticias y medicinales. Según la OTCA, alberga también 2,5 millones de especies de insectos, 2500 especies de peces, más de 1500 especies de aves, 550 especies de reptiles y 500 especies de mamíferos.

¿Cuánto tarda en recuperarse?

«En el Amazonas, las llamas actúan a nivel del suelo, pero esto es suficiente para causar la muerte de árboles muy grandes, hasta dos años después del incendio. Los árboles muertos pierden sus hojas, lo que conduce a una mayor penetración en el bosque, la vegetación se vuelve más inflamable y si no hay nuevos incendios, llevará varias décadas alcanzar la misma densidad (de vegetación). En algunas áreas, las áreas devastadas son invadidas por otras especies típicas de áreas más secas, como las de Cerrado (sabana brasileña)», dice Paulo Moutinho.