Descarga de pescado en el puerto marroquí de Agadir
Descarga de pescado en el puerto marroquí de Agadir - REUTERS

MEDIO AMBIENTECerca de la mitad de las capturas de pesca en el mundo entre 1950 y 2010 no se declaró

La pesca ilegal, la de subsistencia y la deportiva podrían sumar, según un estudio de la universidad canadiense British Columbia, hasta un 50% sobre el total de lo calculado por los organismos internacionales

EFE
LONDRESActualizado:

Las capturas pesqueras globales entre 1950 y 2010 fueron un 50% mayores de lo que han estimado hasta ahora los organismos internacionales, según un estudio publicado en la revista «Nature Communications». Investigadores de la universidad canadiense de British Columbia han dedicado doce años a recopilar datos sobre prácticas pesqueras que no están incluidas en los cómputos de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Las cifras oficiales que sirven para determinar los millones de toneladas de pescado que se capturan al año en el mundo se basan en la información que envían las industrias pesqueras a los Gobiernos. La pesca ilegal y la pesca de subsistencia a pequeña escala quedan sin embargo fuera de los cálculos que se utilizan para conocer el estado de los océanos. Tampoco se tienen en cuenta las capturas descartadas, aquellos peces que caen en las redes de los pescadores pero que son devueltos al agua y no llegan a contabilizarse en tierra.

«Las capturas ilegales no se reportan, naturalmente, pero la FAO tampoco tiene en cuenta las pesquerías a pequeña escala, ni el trabajo de los pescadores que salen al mar para alimentar a sus familias. Tampoco se suma el impacto de la pesca deportiva», señaló en una rueda de prensa telefónica Daniel Pauly, autor del estudio.

Hasta un 300% más en el tercer mundo

Al tener en cuenta esos datos, los científicos creen que el volumen de capturas se ha subestimado hasta en un 300% en algunos países del tercer mundo y entre un 20% y un 30% en los países desarrollados. Para cerrar sus cálculos, los investigadores canadienses han contado con un centenar de colaboradores alrededor del mundo que han dedicado más de una década a recopilar los datos que no tiene en cuenta la FAO.

«El hecho de que estemos pescando más de lo que pensábamos puede ser algo positivo. Los océanos son más productivos de lo que creíamos», dijo Pauly.

En el mismo estudio, los investigadores revelan que las capturas globales están descendiendo a un ritmo mayor del que han calculado las Naciones Unidas. Las estadísticas de la FAO señalan que la pesca alcanzó su máximo histórico en 1996, con 86 millones de toneladas, tras lo cual ha ido decreciendo a un ritmo de 0,38 millones de toneladas por año. El estudio canadiense, sin embargo, indica que en 1996 se alcanzaron 130 millones de toneladas y desde entonces el volumen global ha declinado a un ritmo de 1,2 millones de toneladas anuales.