Tiongue, joven malauí que ha contribuido a prohibir matrimonio infantil en Malaui Plan International

Malawi enmienda su Constitución para prohibir el matrimonio infantil

El 46% de las niñas se casa antes de los 18 años, lo que sitúa a este país del sureste de África como el noveno con mayor prevalencia de estos casos

ABC
MadridActualizado:

Malaui ha aprobado una enmienda a su Constitución para prohibir completamente el matrimonio infantil, en un cambio histórico conseguido tras una fuerte campaña liderada por los jóvenes del país.

La enmienda, votada y aprobada por el parlamento de Malaui este martes, elimina finalmente una laguna legal que ha permitido que los niños y niñas de entre 15 y 18 años pudieran contraer matrimonio con consentimiento paterno. Los parlamentarios de Malaui votaron 131 a 2 a favor de eliminar esta disposición.

En Malaui, casi una de cada dos niñas es obligada a casarse: el 46% de las niñas contrae matrimonio antes de los 18 años, lo que situaba a este país del sureste de África como el noveno país del mundo con mayor prevalencia de matrimonio infantil.

«Se trata de un cambio histórico para las futuras generaciones de Malaui y estamos muy contentos de que los jóvenes hayan tenido un papel trascendental en este éxito», explica Lilly Omondi, directora de Plan International en Malaui, y añade: «Escuchar a los y las jóvenes fue crucial para el proceso. Al asegurarse de que sus voces se tenían en cuenta, han ayudado a garantizar la salud y el futuro de millones de niñas malauíes».

Laguna jurídica

Los jóvenes, apoyados por Plan International, organismos gubernamentales, defensores, activistas, funcionarios públicos, líderes comunitarios y religiosos, políticos y maestros, entre otros, han luchado por sus derechos para pedir que se cambie la Constitución.

Desde 2015 esta práctica estaba técnicamente prohibida por Ley de Matrimonio, Divorcio y Relaciones Familiares que aumentaba la edad mínima de matrimonio de 15 a 18 años.

Pero a pesar de este importante paso, la Constitución contenía una laguna jurídica que aún permitía que los niños y niñas entre 15 y 18 años se casaran con el consentimiento paterno, lo que significaba que muchos padres continuaban obligando a sus hijos e hijas a casarse en contra de su voluntad.

Durante la campaña, puesta en marcha en septiembre del año pasado, jóvenes malauíes se unieron a representantes de Plan International en una Conferencia Nacional de Niñas en la que presentaron a la Primera Dama de Malaui una petición global para poner fin al matrimonio infantil con más de 42.000 firmas, recogidas en más de 30 países de todo el mundo, entre ellos España.