San Valentín

Juanita y su amor más allá de la muerte

Durante 20 años recordó a su esposo con unos versos en ABC

Actualizado:

«Sueño sin soñar, soñando. Vivo sin vivir, viviendo. Solo acepto la vida para seguir recordándote». Hacía años que Juanita Carretero había perdido a su marido, pero el dolor de su ausencia seguía muy presente. Tanto, que cada 18 de marzo durante más de 20 años publicó una esquela en ABC con unas líneas, de su puño y letra, al amor de su vida.

Quizá solo unos pocos reparaban en esos discretos versos y puede que sus más allegados fueran los únicos que supieron de esa insólita correspondencia de la que este periódico fue testigo. No le debía importar a Juanita. Eran palabras escritas nada más que para él, un hombre «trabajador, escritor y soñador» por el que sentía auténtica devoción. «Tantos sueños escondidos, en tantas noches rezadas, y es que a pesar de los años sigo eternamente de ti enamorada», le confesaba en 1998, en el vigésimo séptimo aniversario de su muerte.

Carlos González falleció en 1971 en un accidente de automóvil en Valencia en el que Juanita resultó gravemente herida. Tenía 63 años. Fundador y director de una empresa de publicidad y otra de exclusivas inmobiliarias, «era en esta Casa, en la que en tiempos trabajó, persona estimadísima», según la necrológica que publicó ABC.

Durante los años posteriores, la familia recordó sus aniversarios al uso, pero en 1979 Juanita añadió una nota personal que fechó en el mismo mes de su fallecimiento: «Te fuiste en primavera, cantor de mis virtudes y efímeras bellezas. ¡Qué pequeñez la mía ante ti y tu grandeza!... Y acabará este año al llegar el invierno, y moriré contigo aunque siga viviendo».

Aquella fue la primera de una larga serie de mensajes de cariño en los que expresaba cuánto le echaba de menos. Nunca a partir de entonces faltó a su cita cada 18 de marzo.

La última nota apareció publicada en 2000: «Desde que te fuiste eché mis alas al viento para llegar hacia ti. Hoy sin poder alcanzarte, seguirán mis alas rotas para seguir adorándote hasta que pueda llegar».

Juanita falleció a los 94 años, el 3 de octubre de 2007. En su esquela, su hija escribió: «Ser tu hija, un privilegio, perderte, irreparable». La familia siguió recordándola con cariño durante años en ABC.