Aulas de niños en Marsella, Francia
Aulas de niños en Marsella, Francia - AFP

Francia impone la eduación obligatoria desde los 3 años desde el próximo curso

Las asociaciones de padres de familia critican la medida de Emmanuel Macron por ser «simbólica»

Actualizado:

A partir del próximo curso (2019-2020), que comenzará el mes de septiembre que viene, la escuela francesa será obligatoria desde los tres años de edad, abandonado sistema de guardería infantil universal, para confirmar su vocación de escuela elemental.

Las asociaciones de padres de familia ha recibido la noticia sin un entusiasmo frenético, por estas razones: «Se trata de una medida simbólica, sobre todo. La nueva ley adoptada en la Asamblea nacional se limita a confirmar la realidad actual: el 98,5 por ciento de los niños franceses de 3 a 5 años ya van a la escuela, en el marco de la escolarización tradicional, que hace obligatoria la escuela a partir de 6 años».

Jean-Michel Blanquer, ministro de Educación, estima, por el contrario, que se trata de una «medida social», intentando favorecer el «ascenso social».

Según las cifras oficiales del ministerio de Educación, la nueva política de escolarización obligatoria, a partir de los 3 años, pudiera afectar a unos 26.000 niños, a partir del curso que viene, en un país de 67 millones de habitantes.

La escuela obligatoria, a partir de los 3 años era una promesa del candidato Emmanuel Macron, estimando que su proyecto pretende confirmar la «igualdad de oportunidades». Adoptado el proyecto en la Asamblea Nacional, los sindicatos de maestros dicen desconocer las «medidas de acompañamiento imprescindibles», estimando que la declaración de principios, anunciada, todavía está falta de los recursos presupuestarios indispensables.

Sindicatos de maestros y alcaldías esperan del gobierno los detalles concretos del proyecto, ya que los niveles de escolaridad en las distintas regiones de Francia son distintos, a esa edad muy temprana.

Las alcaldías deberán justificar los recursos invertidos para cumplir el proyecto gubernamental, antes de recibir nuevas ayudas. Se trata de un problema relativamente menor: la escolaridad de 26.000 nuevos niños / alumnos, en toda Francia no plantea problemas presupuestarios mayores. Queda en suspenso la aplicación práctica.

El carácter obligatorio de la escuela, a partir de los tres años, también tiene un aspecto que las asociaciones de padres de familia contemplan con cierta reserva: las ausencia, en clase, el absentismo escolar, podrá ser castigado con multas de hasta 750 euros, que los padres deberán pagar si no consiguen justificar las ausencias de sus hijos menores.

La no inscripción de los niños en una escuela, desde los 3 años, podrá ser castigada con penas de hasta 6 meses de cárcel y 7.500 euros de multa. Se trata de una legislación «preventiva», más que coercitiva.