María Blasco, Chema Madoz, Ignacio Cirac y Borja Baselga
María Blasco, Chema Madoz, Ignacio Cirac y Borja Baselga - ABC

El fotógrafo Chema Madoz se inspira en la física cuántica de Ignacio Cirac

La obra se utilizará para recaudar fondos para la investigación del cáncer en el CNIO

MADRIDActualizado:

La ciencia y el arte necesitan de creatividad, de curiosidad por lo desconocido e, incluso, de emoción pero en pocas ocasiones ambas coinciden, por eso el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) ha decidido juntar al fotógrafo Chema Madoz y al físico cuántico Juan Ignacio Cirac con el apoyo de la Fundación Santander. Artista y científico se reunieron el año pasado en una sala del CNIO y de esa conversación, que acercó a Madoz a la física cuántica de Cirac, nació una obra (sin título) que se ha presentado hoy.

Se trata de una sola pieza que el Premio Nacional de Fotografía (2000) ha creado para el CNIO y que consiste en 30 fotograbados numerados y firmados que se podrán adquirir por 2.000 euros; los beneficios de su venta de destinarán íntegramente a financiar la investigación a través de la iniciativa «Amigos del CNIO».

La obra, en la que aparece una mesa de billar con trece bolas en una calculada distribución, estará expuesta en este centro desde hoy hasta el 12 de abril y también, coincidiendo con el mes de las ferias de arte contemporáneo, se presentará en ARCOmadrid y Justmad.

Átomos que son bolas de billar

Para la directora del CNIO, María Blasco, es una imagen «tremendamente poderosa: creo que, incluso sin entender en profundidad los principios de la física cuántica, esta foto de Madoz nos habla de algo a lo que no estamos habituados, algo nuevo y misterioso que estimula la mente, nos invita a saber más. Átomos que son bolas de billar, ¿qué pasaría al darles con el taco?».

«Mientras unos están atados, ligados a una molécula estática y estable, difícil de romper, otros podrían seguir trayectorias casi infinitas», señala Blasco en el catálogo de presentación de la obra.

Cirac, quien hoy ha participado en una mesa redonda junto a Madoz y Blasco, opina que el arte, esta pieza, inspira belleza, aunque también plantea un montón de preguntas: yo veo orden, pero también desorden, veo incertidumbre, pasado, futuro, números y estructuras, o sea, un montón de cosas que levantan más preguntas que respuestas.

Con humildad

Madoz explica que ha querido acercarse con «humildad» a la física cuántica y que con esta foto trata de provocar en el espectador todo ese tipo de imágenes asociadas a esta física; «el propio espacio de la mesa de billar es un espacio casi mágico, en el que caben todo tipo de posibilidades, incertidumbres y geometrías posibles».

El fotógrafo, quien hasta elegir la foto hizo varias versiones con distintas disposiciones de las bolas, realizó este trabajo en la sala de billares del Círculo de Bellas Artes de Madrid, usando la propia luz cenital de la habitación, muy característica de este tipo de locales.

El encuentro de hoy de Madoz y Cirac, premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica y actual director de la División Teórica del Instituto Max-Planck de Óptica Cuántica (Alemania), se enmarca en el programa «CNIO Arte», con el apoyo de la Fundación Banco Santander; es la segunda edición y ha estado comisariada por la artista visual Amparo Garrido.