Denis Furtado
Denis Furtado - Facebook

Un famoso doctor brasileño se fuga después de que una paciente muriese en una operación clandestina de glúteos

El cirujano, con más de 600.00 seguidores en las redes sociales, cometió un homicidio al realizar una operación en el ático de su casa

Actualizado:

El doctor Denis Furtad de 45 años o, popularmente conocido como «BumBum», es un cirujano plástico que alardeaba de hacer maravillas con los cuerpos de las mujeres brasileñas. Pero, después de la muerte de una mujer a la que se sometió muerte a una cirugía plástica clandestina en su apartamento de Río de Janeiro, el doctor se ha dado a la fuga.

Este doctor tenía una gran fama en redes sociales, sobre todo en Instagram, donde tiene hasta 650.000 seguidores, utilizaba las redes sociales como una herramiento de divulgación de su trabajo, donde aseguraba haber realizado más de cinco mil operaciones estéticas a lo largo de su carrera.

Gracias a esta fama, Lilian Calixto se animó a viajar Cuiabá hasta Río de Janeiro, donde fue sometida a una operación de glúteos el pasado fin de semana, pero tras sufrir complicaciones fue trasladada por el propio médico a un hospital de Río de Janeiro, donde falleció el domingo después de sufrir varias paradas cardiacas.

La causa de la muerte aún no se ha determinado, pero, según las primeras hipótesis, Lilian pudo haber sufrido una embolia pulmonar por la aplicación de polimetilmetacrilato, un material empleado durante algunas cirugías estéticas, además de taquicardia e hipertensión, que, después de cuatro paradas cardíacas, falleció.

Después de su muerte, el doctor «Bumbum» se dio a la fuga con su novia, que también está implicada en la muerte de este mujer al haber sido la auxiliar en la operación clandestina.

Las autoridades brasileñas buscan a estas dos personas, ofreciendo 263 dólares para quien consiga información sobre su paradero después de que se haya decretado la pena de prisión por homicidio calificado y asociación criminal.

La abogada del fugitivo, Naira Baldanza, ha indicado que la fallecida «no presentó ninguna complicación durante la cirugía, siendo precipitada la responsabilidad de mi cliente». Pero, estas declaraciones son contrarias a las de la comisaría de la repartición policial de Tijuca, donde indica que en el hospital relató todo lo ocurrido, afirmando que «Lilian estaba totalmente lúcida» en el hospital,

La Sociedad Brasileña de Cirugía Plástica (SBPC) repudió rápidamente el caso y denunció que «la creciente invasión de la especialidad por no especialistas ha promovido cada vez más casos fatales como éste». «No se puede hacer un procedimiento plástico dentro de un apartamento. Hay muchas personas que venden una ilusión, una fantasía para pacientes de una forma no ética y las personas, fragilizadas, se sienten atraídas muchas veces por precios bajos, sin querer saber si será en condiciones adecuadas", dijo el presidente de la SBPC, Niveo Steffen.