Fotografía tomada en las afueras de Diffa, en Níger, país que ha sufrido inundaciones, sequías y hambrunas recientemente
Fotografía tomada en las afueras de Diffa, en Níger, país que ha sufrido inundaciones, sequías y hambrunas recientemente - AFP

CUMBRE DEL CLIMA EN PARÍS¿Cuáles son las propuestas de los grandes emisores para enfriar el planeta?

170 países responsables del 95% de las emisiones han remitido a Naciones Unidas sus compromisos para reducir las emisiones en 2025 o 2030

MADRIDActualizado:

El objetivo global es que la temperatura del planeta no aumente más de 2ºC con respecto al nivel preindustrial. Para ponerse en esa senda cerca de 170 países responsables del 95% de las emisiones han remitido a Naciones Unidas sus compromisos de reducción de emisiones a 2025 o 2030. Los compromisos se incorporarán al futuro acuerdo de París y supondrán una primera fase de cumplimiento del mismo. Sin embargo, esas contribuciones no son suficientes y nos abocarían a un incremento de la temperatura de 2,7ºC a final de siglo.

Entre los grandes emisores, Estados Unidos se ha comprometido a reducir sus emisiones entre un 26-28% en 2025 respecto a 2005; China a poner pico a sus emisiones antes de 2030 y a recortarlas para ese año al menos un 60% por unidad del PIB con respecto al nivel de 2005; la UE se ha comprometido a reducir las emisones al menos un 40% en 2030 sobre 1990, e India a reducir la intensidad de las emisiones por unidad de PIB entre un 33 % y 35% con respecto a las de 2005. Estos son los 4 grandes emisores, que suman el 60% de las emisiones globales. El análisis del Climate Action Tracker (CAT, organización científica independendiente con sede en Londres) les da una calificación «media» a estos planes.

Si sumamos a otros grandes emisores como Brasil, Indonesia, México, Canadá, Australia, Japón, Corea del Sur, Rusia y Sudáfrica, solo los tres primeros reciben esa calificación media, el resto son calificados de inadecuados. Los «think thank» y organizaciones que están analizando este proceso han criticado duramente la falta de ambición de Australia, Japón, Canadá, Rusia y Nueva Zelanda, asegurando que sus propuestas deberían sonrojarles respecto a lo que proponen otras naciones extremadamente pobres.

Y es que la ambición ha sido la seña de identidad de los países más vulnerables a los efectos del calentamiento, como las pequeñas islas estado. Así, las Islas Marshall se han comprometido a ser neutras en emisiones en 2050, y Samoa ha confirmado que el 100% de su electricidad viene ya de fuentes renovables. Junto a ellos, las contribuciones más ambiciosas son las del pequeño reino del Himalaya, Bután o Costa Rica: que se proponen ser neutros en emisiones en menos de diez años (no emitirán más que lo que sus recursos naturales absorban por sí mismos).

Mecanismo de revisión

Por eso una de las claves para que el acuerdo de París sea un éxito será que se logre incluir un mecanismo para revisar estos objetivos al alza cada cinco años, de manera que con el tiempo vayan siendo más ambiciosos y permitan poner al mundo cuanto antes en la senda para no superar esos famosos 2ºC en 2100.