ABC

Cáritas dice adiós a los roperos y pone en marcha una gran red de reciclaje de ropa

Busca más puestos de trabajo para personas en riesgo de exclusión y dignificar la entrega de vestimenta a las familias vulnerables

MadridActualizado:

Cáritas Española quiere decir adiós a los tradicionales roperos parroquiales para apostar por un nuevo proyecto de economía circular y solidaria. Con ese objetivo acaba de estrenar una mega-red de reciclaje textil a nivel estatal con el que pretende mejorar la empleabilidad de las personas en riesgo de exclusión, dignificar la entrega de ropa a las familias vulnerables y fomentar una sociedad más concienciada con el cuidado del medio ambiente.

Después de dos años de trabajo, Cáritas Española ha conseguido aglutinar bajo una única marca — Moda rela recogida, selección y venta de ropa de segunda mano de 28 Cáritas diocesanas a través de sus distintas cooperativas y empresas de inserción.

El nombre escogido para esta red de tiendas «no es accidental». «Al decir Moda re queremos poner en valor la importancia de re-utilizar o re-ciclar para re-emplear o re-vivir las biografías de todas las personas en situación social precaria a las que acompañamos», comentó este martes la secretaria general de esta institución, Natalia Peiro, durante la presentación de esta iniciativa, que cuenta con el apoyo de 1.000 voluntarios.

Con este mega-proyecto, esta organización de la Iglesia se propone incrementar los 750 puestos de trabajo con los que cuenta actualmente y de los cuales la mitad están destinados a personas en riesgo de exclusión social. Esta iniciativa supone además un cambio radical en la gestión de la ropa usada que tradicionalmente se ha venido haciendo a través de los roperos parroquiales.

Con la puesta en marcha de este nuevo concepto, Cáritas pretende dignificar la forma en que reciben la ropa aquellas familias en situación de vulnerabilidad, ya que podrán hacerlo como unos clientes más —pero de manera gratuita— en cualquiera de los más de 80 puntos de venta que hay distribuidos por todo el país.

«Las personas en riesgo de pobreza pueden acercarse a la tienda, elegir la ropa, probársela y pagar simplemente con un vale otorgado por alguna de la Cáritas parroquiales», subrayó este martes el coordinador de Moda re, Rubén Requena. A estas tiendas también puede acudir el público general y comprar a un precio asequible la ropa de segunda mano. Los beneficios económicos que genera esta actividad basada en el consumo sostenible se reinvierte en el proyecto. «No es lo mismo hacer negocio con la ropa usada que hacer justicia social», recordó Requena, al subrayar que que el objetivo de esta iniciativa «es dar una nueva vida a la ropa y a las personas que lo necesitan».

El año pasado Cáritas consiguió reciclar a través de esta red 90 millones de prendas, unas 3.000 toneladas de material textil, en sus tres plantas de tratamiento integral ubicadas en Bilbao, Valencia y Barcelona. Para ello, cuenta con 3.800 contenedores rojos distribuidos en todo el país, excepto Extremadura, Navarra, Madrid y Murcia.

Menos contaminación

El reciclaje textil tiene además un impacto positivo en el medio ambiente porque permite ahorrar 56 millones de metros cúbicos de agua y evita la emisión a la atmósfera de unas 680.000 toneladas de CO2.

«Moda re pemite generar empleo social, impulsar la participación de los ciudadanos en una actividad transformadora, mejorar los ratios de utilización y reciclaje y además de ahorrar en la gestión municipal de residuos», aseguró Peiro.