Camas para curar la esclerosis y otros bulos que circulan: las «fake news» invaden las consultas médicas

Las noticias falsas que cunden sobre todo por internet llegan a la consulta de dos de cada tres médicos

MadridActualizado:

El 69% de los médicos españoles (es decir, dos de cada tres) han atendido en su consulta durante el último año a pacientes preocupados por lo que ha resultado ser un bulo de salud, según una encuesta realizada a 300 profesionales.

Así figura en el I Estudio sobre Bulos en Salud, elaborado por la iniciativa #SaludsinBulos en colaboración con Doctoralia y presentado este martes en un congreso en el Hospital de La Princesa (Madrid), organizado por la Asociación de Investigadores en eSalud (AIES) y la agencia de comunicación COM Salud.

«La penetración de los bulos de salud está muy extendida en nuestra sociedad y, como nos revela este estudio, los pacientes llegan a las consultas con muchas inquietudes generadas por informaciones falsas», explica Carlos Mateos, organizador del congreso y coordinador de #SaludsinBulos.

El 59% de los 300 médicos encuestados ha detectado un incremento en los bulos de salud que circulan entre los pacientes. Las redes sociales y los servicios de mensajería instantánea como WhatsApp son para el 77% de los cuestionados las principales causas del aumento de los bulos. Sólo un 19% de los participantes en la encuesta cree que son los medios de comunicación tradicionales los que contribuyen a la difusión de estos bulos por no contrastar su veracidad con anterioridad.

En cuanto al contenido más habitual de los bulos, las pseudoterapias suponen el 71%, por delante de la alimentación (54%) y el cáncer (41%), que completan el podio de las ‘fake news’ sanitarias más compartidas.

Sobre todo por internet

Por otra parte, el estudio analiza cuáles son los canales principales por los que los pacientes reciben los bulos: internet (69%), las redes sociales (63%), el círculo cercano (48%) y las aplicaciones de mensajería instantánea como WhatsApp (30%).

«Internet se ha convertido en los últimos años en el primer canal que consultamos casi para cualquier cosa. Sin embargo, cuando se trata de informarnos sobre temas de salud el riesgo que corremos es aún mayor dado que en la mayoría de páginas no hay ningún control sobre el contenido publicado. Por eso es crucial asegurarnos que este contenido ha sido validado y aprobado por los agentes pertinentes, sean profesionales de la salud, asociaciones de expertos o entidades acreditadas», añade Frederic Llordachs, cofundador de Doctoralia.

El informe también revela que el 79% de los médicos desconfía de Internet como una fuente fiable de información sobre salud. Los principales motivos son la falta de validación de la información que hay en la Red (59%) yel hecho de que en internet circulan muchos bulos de salud (36%).

La opinión de los facultativos también es casi unánime (96%) al asegurar que las instituciones públicas deberían tomar medidas para vigilar de cerca los bulos de salud. «Desde #SaludsinBulos creemos que las autoridades pueden contribuir a luchar contra los bulos de salud advirtiendo sobre falsas informaciones, favoreciendo la prescripción de páginas web y formando a la población para buscar información fiable», precisa Mateos.

Además, el 93% de los profesionales considera que hacen falta más medidas de seguridad tanto en las redes sociales como en internet para verificar y limitar la información de salud que se facilita, con el fin de asegurar que sea certera.

Las «fake news» sanitarias han abierto el III Congreso de eSalud y el I Congreso de Salud sin Bulos que acoge el Hospital Universitario de La Princesa. También se van a presentar soluciones tecnológicas para combatir la desinformación, como sistemas de procesamiento del lenguaje natural y chatbots.

Durante la jornada se han denunciado mil y un bulos, que circulan por internet, como camas para curar la esclerosis múltiple; cunas milagrosas para bebés enfermos y otras noticias absolutamente falsas y sin criterio técnico-científico