EFE
Temporal

La borrasca Ana deja una racha máxima de 170 km/h en Valdezcaray

Estaca de Bares registra 166 km/h, aunque su récord está en 229 km/h en 2009

MadridActualizado:

La borrasca Ana ha traído rachas de viento huracanadas (superiores a 120 kilómetros por hora) en muchas estaciones de montaña y en las costas gallegas y asturianas. Hasta las 8 de la mañana de este lunes, la racha máxima se registró en la estación de Valdezcaray (La Rioja), con 170 km/h. En un primer momento, el anemómetro había registrado 193,3 kilómetros por hora, pero finalmente ese registro ha sido considerado «sospechoso» y ha sido retirado de la lista, por lo que la racha máxima queda en 170 km/h, según explica a ABC Delia Gutiérrez, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Ese registro, además, no es el récord en esa estación, que en febrero de este mismo año ya registró una racha 175 km/h, si bien este observatorio solo tiene datos desde 2009.

Le siguen Estaca de Bares (La Coruña) con 166 kilómetros por hora –su récord está en 229 km/h en 2009- y La Covatilla (Salamanca), con 159,8 km/h. En torno a los 150 km/h sopló el viento en Camporredondo de Alba (Palencia), Medina de Pomar (Burgos) y Fisterra (La Coruña). En Cabo Busto (Asturias) se midieron 133,2 km/h. Casi rozando los 130 km/h se quedaron Enciso (La Rioja) con 129,2 km/h; estación de La Pinilla, en Segovia, con 128,2 km/h, y 127,4 en Cervera de Pisuerga (Palencia).

En cuanto a las precipitaciones, este domingo llovió con intensidad en Galicia, puesto que cayeron 232 litros por metro cuadrado en A Lama (Pontevedra); 206,6 en Beariz (Ourense); 167,2 en A Estrada (Pontevedra); 162,4 en Rois (La Coruña), y 161,6 en A Cañiza (Pontevedra). Las precipitaciones de las primeras horas de este lunes son más modestas, con 66,6 litros por metro cuadrado en Canfranc (Huesca) como valor máximo hasta las 9 de la mañana.

Además, la borrasca Ana trajo tres récords históricos en zonas del norte de la península, puesto que este domingo fue el día más lluvioso de diciembre jamás registrado en Ponferrada (León) desde que el observatorio de esa ciudad comenzara a funcionar en 1951, con 63 litros por metro cuadrado, y en Orense, donde cayeron 63,4 litros por metro cuadrado (efeméride desde 1972).

Ana bate otros récords, como que es una borrasca con una intensificación muy rápida. A falta aún de datos más detallados, la presión en el centro de la baja cayó por encima de los 18-20 hectopascales (hPa), que es un umbral en nuestras latitudes. En 12 horas la borrasca Ana ha sufrido descensos de la presión en su centro de entre 22 y 25 hPa, superando con creces la tasa de profundización para ser una borrasca que ha experimentado un proceso de ciclogénesis explosiva.