La vacunación infantil ha provocado una revuelta de los directores de colegios
La vacunación infantil ha provocado una revuelta de los directores de colegios - ABC

Batalla de Salvini contra las vacunas en las escuelas

El líder de la Liga considera que «diez vacunas obligatorias son inútiles». Un célebre inmunólogo lo acusa de «falsedad» para «ganar los votos de personas cavernícolas»

Actualizado:

El vicepresidente del gobierno y ministro del Interior, el ultraderechista Matteo Salvini, parece que no puede vivir sin tener cada día un frente abierto. El último es el de las vacunas, poniéndose en contra de la ciencia y al lado de las familias que no desean vacunar a sus hijos en edad escolar. El líder de la Liga pidió a la ministra de Sanidad, Giulia Grillo, del Movimiento 5 Estrellas (M5E), su socio en el gobierno, que permita a los niños no vacunados, hasta los seis años, seguir en las escuelas y guarderías a partir del 10 de marzo. Esa era la fecha límite que se había fijado para no aceptar en los centros la asistencia de niños no vacunados. La posición de Salvini es conocida. En numerosas transmisiones televisivas defendió que «diez vacunas obligatorias son inútiles». Durísima fue la réplica del más prestigioso inmunólogo italiano, Roberto Burioni: «No, ministro Salvini –escribió el profesor-, diez vacunas no son inútiles y mucho menos peligrosas. Son las mismas vacunas que se utilizan con idénticos tiempos y modos en todo el mundo. Son diez vacunas que han salvado y salvan, con toda seguridad, millones de vidas», respondió el inmunólogo, acusando al ministro del Interior de decir cosas «falsas».

Salvini invade el campo sanitario

Matteo Salvini hizo caso de la advertencia del eminente profesor Burioni y ahora, para imponer su criterio, no le ha importado invadir el campo de la ministra de Sanidad del M5E, partido con el que forma coalición de gobierno.

La anterior ministra de Sanidad, Beatrice Lorenzin, formando parte del gobierno de centro izquierda, obligó por ley a que los padres vacunaran a sus hijos con diez vacunas, estableciendo que a partir del 2018 no se permitiría entrar en las escuelas a los niños que no estuvieran vacunados. El nuevo gobierno populista de la Liga y del M5E no se puso de acuerdo para hacer cumplir la ley y estableció una prórroga hasta el 10 de marzo. Pero ahora el ministro del Interior, Matteo Salvini, en la carta que ha enviado a la ministra de Sanidad le exige un decreto ley urgente para permitir que los niños sigan en las escuelas. Salvini usa este argumento: «Hay que asegurar la permanencia de los niños en las escuelas, evitando su alejamiento y exclusión en las listas escolares».

Las ministra de sanidad Giulia Grillo ha respondido a Salvini que no habrá decreto ley de urgencia, porque «se está haciendo una nueva ley en el parlamento».

Revuelta de los directores

Obviamente, los directores de colegios y guarderías, que son firmes partidarios de las vacunas, han expresado su estupor y alarma: «Es un tema de salud pública. La vida de los niños más frágiles estaría en riesgo si consentimos a los no vacunados que frecuenten la misma escuela». En definitiva, los directores exigen que ahora todos los niños estén vacunados. Pero Salvini sigue en sus trece, al lado de las familias contra las vacunas, lo que ha llevado al inmunólogo profesor Burioni a acusar al líder de la Liga de mantener una posición extrema contra la ciencia para «ganar los votos de personas cavernícolas».