La comida rápida y las salsas son fuente de grasas trans - Ap
Nutrición

Alimentos que habría que evitar por su alto contenido en grasas trans

La OMS recomienda reducir el consumo de este tipo de grasa poco saludable a menos del 1% de nuestra ingesta total diaria

MadridActualizado:

La OMS recomienda limitar al 10% el consumo diario de grasas saturadas y al 1% el de las denominadas grasas trans o hidrogenadas. Estas últimas son el resultado de la transformación de aceites líquidos en sólidos, mediante un proceso de hidrogenación, y están muy presentes en los productos industriales.

Las grasas trans se utilizan en la industria alimentaria para aumentar el tiempo de conservación de los alimentos y las características de frescura y textura. Un elevado consumo de ellas se asocia con una peor salud cardiovascular.

Hay al menos diez alimentos muy frecuentes en la dieta actual que contienen altas dosis de grasas hidrogenadas, y que deberíamos reducir al máximo para evitar problemas de salud y de peso (listados más abajo).

- ¿Dónde están las grasas trans?

Las grasas trans están de forma natural en la carne de cerdo, el cordero o el queso de cabra. Pero aparecen en cantidades mínimas. La principal fuente procede de la alimentación industrial.

- ¿Cómo se obtienen?

Se fabrican añadiendo hidrógenos a aceites vegetales. Así se obtiene una grasa hidrogenada muy útil para la industria alimentaria porque al cocinar con ellas se mejora el sabor, la textura y la duración de sus productos.

- ¿Qué hay que evitar?

La mayoría de las grasas trans de nuestra dieta proceden de margarinas y comida preparada: bollería industrial, galletas, patatas fritas o palomitas .

- ¿Por qué son insanas?

Está demostrado que son el peor enemigo del corazón y de las enfermedades cardiovasculares porque elevan el llamado colesterol «malo» o LDL y los triglicéridos. Investigaciones más recientes lo relacionan con otros trastornos: la depresión o la pérdida de memoria para los que abusan de estos productos.

- ¿Cómo se detectan?

No se fíe si lee «cien por cien vegetal». Las grasa trans son vegetales, aunque modificadas. Pero si en la etiqueta aparecen los términos «parcialmente hidrogenado», indicaría que el alimento contiene este tipo de grasas. Sanidad no ha fijado por ley el contenido máximo de estas grasas ni a especificarlo en el etiquetado.

Diez alimentos que hay que evitar

A continuación elaboramos un decálogo de platos ricos en este tipo de grasa nada saludable y cuyo consumo habría que limitar tras la reiterada advertencia de los expertos y la recomendación de la OMS:

1. Bollería industrial.

2. Comida "rápida" (hamburguesas, patatas fritas, pollo frito, nuggets, etc.)

3. Sopas y salsas preparadas; muchas salsas elaboradas, con sabores irresistibles, contienen grandes cantidades de grasas trans.

4. Aperitivos y snacks salados, como patatas fritas, etc.

5. Palomitas (especialmente las que se hacen en el microondas)

6. Congelados, especialmente las pizzas.

7. Productos precocinados (empanadillas, croquetas, canelones, etc.).

8. Helados y cremas no lácteas para el café.

9. Galletas, donuts, magdalenas, barritas de cereales, etc.

10. Margarinas, aunque algunas clases que han sido sometidas a procesos de hidrogenación han conseguido reducir en gran medida la cantidad de grasas trans de su composición.