Imagen microscópica de la bacteria E. coli, una de las mayores causantes de intoxicaciones alimentarias
Imagen microscópica de la bacteria E. coli, una de las mayores causantes de intoxicaciones alimentarias - AFP
Sanidad

La Agencia para la Seguridad Alimentaria alerta de que aumenta la resistencia de las bacterias a los antibióticos

La situación es peor en el Sur de Europa y en los países del Este. Cada año, mueren 25.000 personas en Europa por este tipo de infecciones

MADRIDActualizado:

La Agencia Europea para la Seguridad Alimentaria (Efsa) alerta de que las bacterias en los seres humanos, alimentos y animales continúan mostrando resistencia a los antibióticos más utilizados. Así lo asegura el último informe sobre la resistencia antimicrobiana en bacterias zoonóticas en Europa. Los científicos advierten de que la resistencia a la ciprofloxacina, un antimicrobiano crucial para el tratamiento de las infecciones humanas, es muy alto en Campylobacter, lo que reduce las opciones para el tratamiento eficaz de las infecciones graves transmitidas a través de los alimentos. también la Salmonella sigue haciéndose cada año más resistente a múltiples fármacos.

Los resultados de este último informe anual de ámbito europeo realizado por la EFSA y el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades ( ECDC) ponen de manifiesto una vez más que la resistencia a los antibióticos supone un serio riesgo para la salud humana y animal. Este riesgo fue identificado por la Comisión como una de las principales prioridades en su agenda política en materia de seguridad alimentaria.Además, el informe encontró que existen importantes diferencias regionales. Los niveles más altos de resistencia a los antibióticos se observan en el Sur de Europa y los países del Este.

25.000 muertes anuales

Vitenis Andriukaitis, Comisario de Salud y Seguridad Alimentaria, asegura que «cada año en la UE, las infecciones causadas por la resistencia a los antimicrobianos causan 25.000 muertes. Pero la amenaza no se limita a Europa. Este es un problema global que requiere una solución global».

El informe también encontró evidencias de resistencia a la colistina en la Salmonella y la E. coli en aves de corral en la UE. Algo que, según Mike Catchpole, jefe científico para la cooperación económica, señala como «preocupante porque significa que este fármaco de último recurso pronto ya no será eficaz para el tratamiento de las infecciones humanas graves por Salmonella».