El antropólogo Juan Luis Arsuaga en Atapuerca con otros investigadores en 2014
El antropólogo Juan Luis Arsuaga en Atapuerca con otros investigadores en 2014 - abc

La Unesco revalida el valor de Atapuerca

El organismo de Naciones Unidas otorga un grado mayor de protección al sistema de yacimientos al declararlo «Lugar de valor universal excepcional»

mar gonzález
Actualizado:

La Unesco ha concedido a los yacimientos de Atapuerca la catalogación de «Lugar de valor universal excepcional», que es el reconocimiento máximo que puede lograr un bien que ya estaba considerado Patrimonio de la Humanidad desde 2000. En realidad, se trata de confirmar la declaración ya existente con el apoyo de nueva documentación que justifica la singularidad del complejo, formado por un conjunto de yacimientos en una zona de protección de casi 285.000 hectáreas. La novedad es que a ese complejo se suma el «Sistema Atapuerca, Cultura de la Evolución».

La decisión fue tomada en una reunión que el Comité de Patrimonio Mundial celebró hace un mes en la ciudad alemana de Bonn, pero hasta ahora no había trascendido. Los miembros del comité valoraron las características únicas del yacimiento arqueológico y la importancia del proyecto científico y divulgativo en torno a los hallazgos de fósiles de los homínidos más antiguos de Europa. Se trata del final de un proceso que se inició hace un año, cuando técnicos del Ministerio de Cultura y de la Junta de Castilla y León comenzaron a elaborar un dosier en el que se justifican las singularidades que llevaron a la declaración de Atapuerca como Patrimonio de la Humanidad.

Un escalón más

La nueva declaración supone un escalón más en el rango de protección de los yacimientos, que se ponen al día sobre las normas que actualmente rigen para los bienes que son destacados como Patrimonio de la Humanidad. Se trata de una exigencia que ya se aplica a los nuevos bienes Patrimonio de la Humanidad declarados a partir de 2005 pero que no era necesario en el momento en que se materializó la declaración de Atapuerca.

Tras la petición realizada por el Gobierno español, en la reunión de Bonn, además de Atapuerca, se aprobó también la catalogación de Excepcional de Valor Universal para otros cuatro lugares españoles: el Paisaje Cultural de Aranjuez; el Conjunto Arqueológico de Tarraco; el Parque Nacional de Garajonay (Islas Canarias); y el Arte Rupestre del Arco Mediterráneo de la Península Ibérica.

«Testimonio único»

En el caso de los yacimientos burgaleses, cuya protección abarca casi 285.000 hectáreas en la sierra de Atapuerca, el organismo internacional considera que el complejo proporciona «un testimonio único del origen y la evolución tanto de la civilización humana existente como de otras culturas que han desaparecido». Además, se reconoce su importancia para toda la comunidad internacional, tanto en la actualidad como en el futuro.

El secretario de la Fundación Atapuerca, José María Rodríguez Ponga, considera que la nueva catalogación de los yacimientos de Atapuerca como «Lugar de es «una reválida» de su declaración como Patrimonio de la Humanidad en 2000. Valor Universal Excepcional» En su opinión, es «como volver a examinarse quince años después y volver a aprobar con nota».

Rodríguez Ponga relaciona directamente esta nueva declaración para Atapuerca con el congreso mundial de prehistoria que se celebró en Burgos en septiembre de 2014. Recuerda que la directora general de Unesco aceptó ser miembro del comité de honor del congreso y eso «seguramente ayudó a que se fijara de nuevo en la importancia de Atapuerca».

La manera de renovar el reconocimiento a los yacimientos y todo lo que suponen para la ciencia y la divulgación ha sido la nueva catalogación, que técnicamente se basa en un informe con el detalle de los elementos que justifican su valor universal, algo que solo es obligatorio para los bienes Patrimonio de la Humanidad declarados a partir de 2005. Para Rodríguez Ponga, la principal novedad de la nueva catalogación de Atapuerca es que se incorporan a la declaración no solo los yacimientos, sino todo el Sistema «Atapuerca, Cultura de la Evolución» que engloba a la propia Fundación Atapuerca y a las infraestructuras que apoyan los yacimientos, incluido el Museo de la Evolución Humana.

En su opinión, la nueva declaración avala la buena actuación de las administraciones, especialmente del gobierno autonómico de Castilla y León, en lo relacionado con Atapuerca.