Efecto del tratamiento: en rojo las placas de beta amiloide Sevigny et al
NEUROLOGÍA

Una terapia detiene el deterioro cognitivo asociado al alzhéimer en pacientes

Un tratamiento de 54 semanas con una anticuerpo monoclonal logró la reducción casi completa de las placas amiloides del cerebro en los 165 pacientes con enfermedad de Alzheimer en estadio temprano

MADRIDActualizado:

Los pacientes y los familiares de personas con alzhéimer podrían tener una nueva esperanza a corto plazo. Una nueva terapia que emplea un anticuerpo monoclonal -aducanumab- ha demostrado reducir los depósitos de beta amiloide, una proteína relacionada con esta patología, en el cerebro de pacientes con enfermedad de Alzheimer. El estudio, que merece la portada de la revista «Nature» de esta semana y que ha tenido una duración de 12 meses, presenta datos preclínicos y los resultados de una primera fase de un ensayo clínico em fase Ib. En conjunto, los datos presentados también en rueda de prensa apoyan que el anticuerpo puede convertirse en una terapia para la enfermedad de Alzheimer al reducir la cantidad de proteína beta amiloide en el cerebro y deterner el deterioro cognitivo característico de esta patología. A pesar de ello, los expertos piden cautela hasta que se demuestre en ensayos clínicos en fase III que el medicamento funciona realmente y que es seguro para todos los pacientes.

Se sabe que el acúmulo de la proteína beta amiloide en el cerebro es una característica de la enfermedad de Alzheimer y se piensa que la toxicidad relacionada con dicha proteína es una de las causas principales de la disfunción sináptica y de la neurodegeneración característica que subyace a la progresión del alzhéimer. Sin embargo, la mayoría de los intentos diseñados hacia la beta-amiloide beta habían fracasado. Hasta ahora.

El investigador de Biogen Alfred Sandrock y sus colegas explican que aducanumab es un anticuerpo monoclonal humano que se dirige selectivamente a la proteína beta amiloide. En un modelo de ratón transgénico, los investigadores han demostrado que aducanumab es capaz de atravesar la barrera hematoencefálica y así entrar en el cerebro y, en función de la dosis administrada de forma intravenosa, reducir la presencia de la beta amiloide soluble e insoluble. Además, un tratamiento de 54 semanas con el anticuerpo, como parte de un estudio de fase Ib, logró la reducción casi completa de las placas amiloides del cerebro en los 165 pacientes con enfermedad en estadio temprano de Alzheimer que participaron en el estudio.

15 años antes

A pesar de que se desconocen las causas de la enfermedad de Alzheimer se ha establecido que la enfermedad comienza con la deposición progresiva de dicha proteína en el cerebro de las personas afectadas entre 10 y 15 años antes de la aparición de los síntomas clínicos iniciales, como pérdida de memoria. Los investigadores ahora han demostrado que aducanumab se une selectivamente las placas amiloides del cerebro, lo que permite que las células microgliales eliminen las placas.

«Los resultados de este ensayo clínico nos hacen ser optimistas y pensar que potencialmente puede ser un gran paso en el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer», dice Roger M. Nitsch, profesor en el Instituto de Medicina Regenerativa de la Universidad de Zúrich (Suiza), centro que ha intervenido en el estudio junto a Biogen. «El efecto del anticuerpo es muy impresionante. Y el resultado depende de la dosis y la duración del tratamiento. Así –añade-, después de un año de tratamiento, prácticamente no hay placas beta-amiloides detectables en los pacientes que recibieron la dosis más elevada del anticuerpo».

Después de un año de tratamiento, prácticamente no hay placas beta-amiloides detectables en los pacientes que recibieron la dosis más elevada del anticuerpo
Roger M. Nitsch

Aunque el control del deterioro cognitivo no era uno de los objetivos iniciales del estudio, los buenos resultados animaron a los investigadores a estudiar, además, cómo afectaba el tratamiento a los síntomas de la enfermedad. Mediante cuestionarios estandarizados analizaron las capacidades cognitivas y las actividades diarias de los pacientes. «Y vimos que aducanumab también tenía efectos positivos en los síntomas clínicos», señala Nitsch. Es decir, mientras que los pacientes en el grupo de placebo mostraron un deterioro cognitivo significativo, la capacidad cognitiva se mantuvo más estable en aquellos que recibieron el anticuerpo.

Así, en el estudio aleatorizado doble ciego controlado con placebo de fase Ib para evaluar la seguridad y tolerabilidad de las inyecciones mensuales con aducanumab en pacientes con deterioro cognitivo leve o demencia leve debido a alzhéimer y con depósitos de beta amiloide cerebral los investigadores comprobaron que después de 54 semanas de tratamiento la beta amiloide se redujo significativamente en los cerebros de los pacientes que recibieron dosis más altas aducanumab. De los 40 pacientes que abandonaron el tratamiento, 20 lo hicieron debido a los efectos adversos, que incluye anomalías en las imágenes relacionadas con el amiloide dependientes de la dosis.

Los efectos de aducanumab están siendo investigados en más de 6 ensayos clínicos en el mundo con la participación de más de 300 centros de 20 países de Norteamérica, Asi y Europa, entre ellos España

Las dosis de anticuerpos más altos y una mayor reducción de placa beta amiloide también se asociaron con un deterioro cognitivo más lento. Sin embargo, este estudio no fue diseñado para abordar definitivamente el impacto de aducanumab en el deterioro cognitivo, por lo que Sandrock considera que estos resultados deben ser confirmados en estudios que ya están en marcha que confirmen los beneficios clínicos de este nuevo fármaco.

Así, los efectos prometedores de aducanumab actualmente están siendo investigados en más de seis ensayos clínicos en todo el mundo con la participación de más de 300 centros de 20 países de Norteamérica, Europa y Asia. Entre ellos algunos españoles, ya que hay más de 15 centros de nuestro país que participan en dos estudios en fase 3 con este anticuerpo: ‘Aducanumab in Early Alzheimer's Disease’ (EMERGE) y ‘Aducanumab in Early Alzheimer's Disease’ (ENGAGE). Los hospitales que participan en el ENGAGE son: Policlínica Guipúzcoa de San Sebastián; Hospital de Cruces de Baracaldo; Fundacio ACE; Hospital de la Santa Creu i Sant Pau y Hospital Clinic i Provincial, en Barcelona; Clínica Rúber, Hospital Universitario de La Princesa, de Madrid, y Hospital Universitario Dr. Peset y el Hospital Universitari i Politecnic La Fe, de Valencia.

En el EMERGE participan el Hospital General Universitario de Elche; ALTHAIA Hospital Sant Joan de Deu, Hospital del Mar, Hospital Universitari Quirón Dexeus y Hospital Universitari de Bellvitge Barcelona; el Complejo Hospitalario de Cáceres; Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba; Clínica Universidad de Navarra; Hospital de Basurto, en Bilbao; el Hospital Universitari Arnau de Vilanova, de Lleida, y el Hospital Universitario Virgen Macarena, de Sevilla.