El pianista llega a Utrera para que los aficionados viajen al pasado con su música
El pianista llega a Utrera para que los aficionados viajen al pasado con su música - J.P.F.
Cultura

El piano de Juan Pérez Floristán llega a Utrera dentro del ciclo de Música de la Ilustración

La actividad musical forma parte de la programación incluida en el «Año Cultural Abate Marchena»

UtreraActualizado:

El teatro municipal Enrique de la Cuadra de Utrera abre sus puertas en la jornada del viernes 25 de mayo a partir de las 21.00 horas para acoger la cuarta cita del ciclo de «Música de la Ilustración», una propuesta que está incluida en el denominado «Año Cultural Abate Marchena», organizado por el Ayuntamiento de Utrera con el objetivo de conmemorar el 250º aniversario del nacimiento del intelectual utrerano José Marchena y Ruiz de Cueto.

En esta ocasión, todos los aficionados al mundo de la música podrán realizar un viaje sonoro a finales del siglo XVIII y comienzos del XIX –los años en los que vivió el Abate Marchena-, gracias a la presencia en la localidad de un pianista de la talla de Juan Pérez Floristán. Una actividad que cuenta además con un atractivo muy especial, ya que el propio pianista va a ofrecer una master class el día antes del concierto en el teatro. Un músico muy reconocido que cuenta en estos días con una agenda de recitales muy apretada y que tras su presencia en Utrera seguirá su gira por algunos enclaves de España, Italia y Alemania.

Con solo 25 años, Juan Pérez Floristán se ha convertido en uno de los representantes más importantes de las nuevas generaciones de músicos europeos, habiendo conseguido el primer premio en concursos celebrados en Santander o Berlín, y teniendo además en su haber la medalla de la ciudad de Sevilla. Ha desplegado su arte en las salas de conciertos más importantes de Europa.

Para llevar a todos los utreranos a la época en la que vivió el Abate Marchena, Juan Pérez Floristán ha preparado un repertorio basado en obras de Mozart y Beethoven, que seguirá dando vida a este ciclo musical que ya ha tenido citas importantes en recintos singulares como la parroquia de Santiago o el monasterio de Consolación.